Los resultados, desiguales, han dependido sobre todo de los factores climatológicos. La vendimia de este ya ha acabado en las principales denominaciones de origen, aunque con desiguales resultados. A esta lista se suman la DO de Valdepeñas, Tierra de León -en ambos casos peor que la anterior- La Rioja, la más corta de su historia en esta zona, y Navarra, cuya vendimia ha sido calificada de histórica. En Valdepeñas, la cosecha ha recogido 93,4 millones de kilos de uvas, con rendimientos máximos de 6.000 kilos por hectárea en variedades tintas y de 7.500 kilos por hectárea en variedades blancas. En Tierra de León, la uva recogida asciende 1,31 millones de kilos. Ha sido la más complicada y con mayor merma de volumen, debido a las heladas de primavera que dañaron en un 85%. Se constata así una merma de producción cercana al 70%. En La Rioja, la producción se sitúa en 349 millones de kilos de uva. La nota de color, en este caso, se ha debido a las complejas condiciones climatológicas. Las lluvias de agosto ayudaron a completar el equilibrio de la maduración y por tanto incrementaron las expectativas productivas. En Navarra, el resultado de la campaña ha sido excelente y se han recogido cerca de 60 millones de kilos de uva. El volumen se reparte en distintas zonas: el 44% de la producción, en la Ribera Alta; el 30%, en la Ribera Baja; el 13%, en la Baja Montaña, el 7% a Tierra Estella y el 6% a Valdizarbe. Andrés Velázquez [email protected]