Mientras, el superávit de la balanza por cuenta corriente se reduce un 92%

No es ningún secreto que las cosas en la economía española fueron bastante mejor el año pasado que en 2013 y que la mejora continúa con paso firme en 2015. Así, lo demuestran los últimos datos publicados por el Banco de España.

Por un lado, hay que destacar que nuestro país volvió a ser en 2014 objeto de inversión porque entraron 3.200 millones de euros. En concreto, 1.000 millones a través de inversiones de cartera y otros 2.200 millones mediante otras inversiones (préstamos y depósitos, sobre todo).

Sin embargo, los inversores sacaron de España 800 millones en el conjunto del año pasado. Una situación distinta a la de 2013, cuando entraron 73.600 millones, según la balanza de pagos. Respecto a diciembre, la inyección fue de 6.800 millones, casi la mitad de la inversión realizada en el mismo mes de 2013 (14.100 millones).

Por su parte, la posición neta del órgano supervisor que gobierna Luis María Linde frente al exterior, bajo el pasado diciembre en 4.700 millones y en el conjunto del año.

Paralelamente, el superávit de la balanza por cuenta corriente ha sido de 1.200 millones en 2014, un 92% inferior al del año anterior (15.100 millones). Esto se debe al mayor déficit de la balanza de rentas ( 15,4%), hasta los 23.900 millones, y a la caída del superávit de la balanza de bienes y servicios (-29,7%), hasta los 25.100 millones.

La buena marcha del sector turístico en nuestro país, que sigue marcando récords, también se nota en la balanza de turismo y viajes. Esta presenta un superávit de 35.400 millones y supera la cifra de 2013 (34.800 millones).

Como conclusión, sólo queda decir que en el conjunto del año pasado la economía española tuvo una capacidad de financiación de 5.600 millones, frente a los 22.000 millones de 2013.

Cristina Martín

[email protected]