La referencia a más corto plazo ligada a la inflación se colocó a tipos negativos. El Tesoro español colocó el jueves 4.000 millones de deuda a medio y largo plazo. El objetivo era colocar entre 3.000 y 4.500 millones de euros para las cuatro referencias de esta subasta. En los bonos a cinco años vinculados a la inflación, con un cupón del 0,30 por ciento, el Tesoro colocó 1.935 millones de euros, frente a una demanda de 4.068 millones, a un tipo marginal del -0,087 por ciento. En la referencia a 10 años, con un cupón de 1,95 por ciento, se colocaron 489 millones de euros, frente a los 2.120 millones de demanda, con un tipo marginal del 1,603 por ciento frente al 1,507 de la subasta anterior. Además, el Tesoro colocó 851 millones en obligaciones con vencimiento a 2030 y un cupón de 1,95 por ciento, a un tipo marginal de 2,038 por ciento frente al 2,107 por ciento previo. La demanda fue de 1.385 millones. Por último, en obligaciones a 2030 con cupón del 4,90 por ciento, se colocaron 684 millones, con un tipo marginal del 2,650 por ciento frente al 2,739 por ciento de la subasta previa y 1.109 millones de demanda. En cuanto a la prima de riesgo, se situaba en los 140 puntos, con una rentabilidad del 1,62%. José Ángel Gutiérrez [email protected]