La prima de riesgo se situaba en los 113 puntos y una rentabilidad del 1,77% Estábamos acostumbrados últimamente a que el Tesoro Público colocase deuda a precios más baratos e incluso llegase a cobrar por ello. Esto se debe, fundamentalmente, al actual contexto de liquidez generado por las inyecciones del Banco Central Europeo. Pero este jueves no ha sido así. El Tesoro ha colocado 5.508 millones de euros en bonos a tres, cinco y quince años, pero ha tenido que subir el interés de las tres referencias respecto de subastas precedentes. En concreto, adjudicó 3.525,6 millones de euros en la nueva referencia de bonos a tres años (abril de 2018, cupón 0,25 por ciento) frente a una demanda de 6.110,6 millones. En deuda a cinco años (enero 2020 y cupón de 1,40 por ciento), las adjudicaciones sumaron 1.352,7 millones de euros, mientras que las solicitudes ascendieron a 2.392,7 millones. El tipo marginal fue del 0,656 por ciento, desde el 0,549 por ciento de la subasta anterior en abril. En obligaciones a 15 años (vencimiento en julio de 2030) se adjudicaron 630,4 millones frente a los 2.114,9 millones solicitados a un tipo marginal del 2,333 por ciento. Esta obligación fue emitida por primera vez en febrero, fijándose en ese momento un cupón del 1,95 por ciento. Respecto a la prima de riesgo, se situaba en los 113 puntos y una rentabilidad del 1,77%. Andrés Velázquez [email protected]