El Brexit, dice, no está teniendo un impacto fuerte en la economía británica. El Banco de Inglaterra ha mantenido los tipos de interés como estaban, en el 0,25%. Pero no por mucho tiempo: se da un mes de tregua para dejarlos al 0%. Y mantiene también la prórroga para compra deuda (435.000 millones de libras) En otras palabras, seguirá la misma comparsa del resto de bancos centrales (también el BCE), aunque no ha cedido a la presión inmediata. La razón que ha dado es que el resultado del referéndum para salir de la UE, el Brexit, no está teniendo, de momento, un impacto severo en la economía británica. Y así las cosas, prefiere proteger su moneda, la libra, que sí lo ha notado en su cotización. Es lo mismo no hacer hoy lo que se anuncia para mañana. Andrés Velázquez [email protected]