Montoro dice que el Gobierno hace sus deberes antes de la cita electoral y la oposición carga contra el triunfalismo de un "Ejecutivo agotado". Resumen de lo que está siendo el debate de los Presupuestos de 2016. Dos adjetivos: "social", el más repetido por el ministro Montoro al defender las próximas cuentas del Estado, y "electoralista", con el que la oposición las ha rechazado en cada una de sus intervenciones. Montoro ha aprovechado para repasar el éxito que han tenido políticas económicas emprendidas por el PP durante la legislatura, que han sido igualmente tachadas por la oposición por triunfalistas y alejadas de la realidad social de los ciudadanos. Según Montoro, el Presupuesto dedica por primera vez en la historia de España "todo el crecimiento a creación de empleo" y ha añadido, que si el Gobierno lo está tramitando con carácter de urgencia es para llegar a las elecciones con promesas "sobre la economía real" frente a otras que pueden amenazar la recuperación. Lectura de la oposición, la contraria: es un proyecto agotado de un Gobierno agotado, que pone en serio peligro a la economía española. Lo ha dicho Antonio Hernando, del PSOE, pero vale para todo lo que ha dicho la oposición en su conjunto. Andrés Velázquez [email protected]