Se trata del enésimo acto vandálico contra un templo católico en el país. Insistimos: la persecución a los cristianos en la India no cesa, sino que va en aumento, sobre todo a raíz de la llegada al poder del partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party, el del primer ministro indio, Narendra Modi, que consiente esa persecución. En ese contexto, una iglesia católica fue asaltada en el distrito de Nadia, Bengala Occidental, en un gesto que "profundamente ofende los sentimientos religiosos de los cristianos", comenta Sajan K George, presidente del Global Council of Indian Christians (Gcic), a AsiaNews. Se trata del enésimo acto vandálico contra una iglesia católica en India. En esta ocasión, la Iglesia asaltada es Santo Tomás de Taherpur, por desconocidos en la madrugada del 9 de julio. Nada fue robado, pero el tabernáculo fue encontrado fuera de lugar, el altar fue hecho pedazos y echado en el patio, y la puerta de entrada estaba forzada con una palanca. "Como presidente de la GCIC", dice Sajan George, "condeno en los términos más enérgicos los crecientes ataques contra la minoría cristiana, que se producen en varios Estados del país. La lentitud de la justicia alienta a los criminales y crea una cultura de la impunidad. Por otra parte, Therpur se encuentra a sólo 25 kilómetros de Ranaghat, donde en marzo pasado una anciana monja ha sufrido una violación de un grupo". José Ángel Gutiérrez [email protected]