Antes de la crisis, una tasa de morosidad del 9% se consideraba peligrosa

El gobernador de Banco de España, Luis María Linde, lleva una semana para enmarcar. Si el miércoles se descolgó con unas declaraciones en las que aseguró que las medidas del Gobierno Rajoy no se podían considerar de austeridad sino de sentido común y patriotismo, este viernes, en la Universidad de Granada, se ha congratulado porque la morosidad bancaria está en el 12,6%.

"Con los datos del avance correspondiente al mes de febrero, último disponible, la ratio de morosidad para el conjunto de nuestra banca ha bajado al 12,6 %, la proporción más baja del último año y medio", ha afirmado. "Esta mejor evolución de los activos se observa tanto para las familias, como para las empresas no financieras", ha concluido. O sea, que nos tenemos que alegrar. Y puede ser que sí -la situación ha mejorado-, pero la morosidad aún sigue siendo demasiado alta. Antes de la crisis, una morosidad del 9% se consideraba peligrosa para el sector. Ahora, por lo visto, ha cambiado y nos tenemos que alegrar porque esté por debajo del 13%. Cómo cambia la cosa.

Andrés Velázquez

[email protected]