El gigante aeronáutico eleva sus previsiones de ingresos anuales porque espera entregar más aviones. En sus resultados Boeing recibió una de cal y otra de arena. A la vista de las cifras, parece que sufrió algunas turbulencias durante los nueve primeros meses (menos beneficio y menos ingresos), pero vuela en el tercer trimestre (sus ganancias se dispararon un 33,7%). Eso sí, le va algo mejor que a su rival europeo, Airbus, que pierde altura por problemas de producción, aunque no debe confiarse. Hasta el noveno mes, el gigante aeronáutico estadounidense ha ganado 2.991 millones de euros (-21,3%) y ha ingresado algo menos (65.314 millones). Mientras, en el tercer trimestre, el beneficio neto se ha disparado un 33,7%, hasta los 2.080 millones por la contabilización de unos créditos fiscales, y los ingresos han bajado a 21.896 millones. Gracias a los buenos datos de este último periodo han obtenido "un flujo de caja fuerte", explicó el presidente y Ceo, Dennis Muilenburg, que les da alas para seguir impulsando inversiones y generar rendimientos atractivos para los accionistas. Además, han elevado sus previsiones de ingresos anuales (casi 460 millones) porque esperan entregar más aviones. Cristina Martín [email protected]