Y tanto: ganó 10.441 millones de euros, un 183,6% más que en 2016 Royal Dutch Shell ha logrado un beneficio neto atribuido de 12.977 millones de dólares (10.441 millones de euros) en 2017, una cifra que supone un incremento del 183,6% respecto al año anterior, gracias a la subida de precios del petróleo, informó la multinacional, y recogen agencias. Eso sí: asumió un impacto negativo de 2.014 millones de dólares (1.620 millones de euros) en el último trimestre por la reforma tributaria en EEUU. "2017 fue un año de sólidos resultados financieros para Shell", declaró Ben van Beurden, consejero delegado de Royal Dutch Shell, quien definió el último ejercicio como "un año de transformación" para la multinacional. "Hemos reforzado nuestro marco financiero durante el ejercicio mediante la reducción de unos 8.000 millones de dólares de nuestra deuda neta", añadió Ben van Beurden, destacando que la mejora del flujo de caja libre ha permitido a la multinacional cancelar el programa de 'scrip dividend' en el cuarto trimestre. Andrés Velázquez [email protected]