La patronalagraria valora la reducción de módulos del IRPF para hacer frente a la climatología adversa. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha aprobado una orden ministerial (publicada hoy en el BOE) por la que se reduce, para el periodo impositivo 2015, los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del IRPF para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales. La legislación tributaria (reglamento del IRPF) permite reducir los signos, índices o módulos con carácter excepcional cuando el desarrollo de estas actividades económicas fuese alterado por incendios, inundaciones, sequías y otras circunstancias que hayan afectado a un sector o zona determinada. De esta forma, tras el informe del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el que se pone de manifiesto que durante 2015 se han producido tales circunstancias, se procede a la reducción de los índices de rendimiento neto aplicables en 2015. La Asociación Agraria ASAJA ha valorado la publicación por parte del  Ministerio de Hacienda de los nuevos módulos reducidos del IRPF correspondientes a la campaña de 2015 para determinadas producciones agrícolas y ganaderas. Esta rebaja de los índices de rendimiento neto en la estimación Objetiva del IRPF había sido solicitada por ASAJA desde comienzos de año en las reuniones mantenidas con el Ministerio de Agricultura en las que se han presentado los informes y estudios oportunos que argumentaban esta petición. "Las reducciones de módulos del IRPF aprobadas y publicadas en el BOE de hoy corresponden a aquellas producciones agrícolas y ganaderas que se vieron alteradas por condiciones meteorológicas adversas: sequía, incendios, inundaciones o por otras circunstancias excepcionales, fundamentalmente de mercado, que han modificado la normal relación entre ingresos y costes que reflejan sus índices estructurales", explica ASAJA. Desde el punto de vista de la incidencia de las adversidades climatológicas sobre las producciones agrarias, la Asociación destaca las reducciones de módulos que tienen que ver con  los  efectos provocados por la sequía que afectó a gran parte del país durante 2015 y que ya se venía arrastrando del 2014 especialmente a la zona suroccidental de la Península. La falta de agua perjudicó notablemente a las producciones de secano, cultivos herbáceos, dificultó la floración y cuajado de frutales y limitó la disponibilidad de pastos en la ganadería extensiva. "Se estima que el conjunto de todas estas reducciones de módulos puede implicar, con respecto a un año normal, una rebaja de la base imponible de 413 millones de euros", concluye ASAJA. José Ángel Gutiérrez [email protected]