El fabricante nipón vendió 4,38 millones de vehículos entre abril y septiembre y espera cerrar el ejercicio en 8,95 millones. El fabricante japonés Toyota vendió 4,38 millones de vehículos entre abril y septiembre, lo que supone un 0,59% más. Sin embargo, el beneficio neto creció un 13,2%, hasta 8.095 millones de euros, apoyado en la debilidad de la moneda nipona, el yen, y el efecto favorable del tipo de cambio (unos 750 millones). Toyoya espera vender en el conjunto del ejercicio 8,95 millones de coches, algo más de lo previsto. La facturación creció un 8,6%, hasta 107,238 millones de euros, pero ese aumento no se traslada al beneficio operativo (8.285 millones, el 1,8% más) por los mayores gastos e inversiones. Los mercados fuertes para Toyota siguen en Asia y EEUU, aunque el ritmo de ventas, en torno al 2,7%, fue menor que Japón, Hispanoamérica y Europa (8%). Andrés Velázquez [email protected]