Lunes, 21 agosto 2017 Número de edición: 5240
Inicio > Confidencial > Mentiras sobre el Popular. Ni se quedó sin liquidez, ni se iba a intervenir, ni hubo subasta

Mentiras sobre el Popular. Ni se quedó sin liquidez, ni se iba a intervenir, ni hubo subasta

Mentiras sobre el Popular. Ni se quedó sin liquidez, ni se iba a intervenir, ni hubo subasta
  • ¿Así que el Popular no podía abrir sus oficinas? ¡Venga ya, señor De Guindos!
  • Lo que ocurre es que se le cerraron las pólizas de crédito con el BCE.
  • Aún así, el plan de contingencia mostraba liquidez para un año y medio.
  • Y en el primer trimestre de 2017, los depósitos aumentaron.
  • Y el BCE no iba a intervenir el Popular.
  • Y no hubo subasta. Se adjudicó directamente al Santander.
  • Pero había que justificar la venta por un euro, cuando el mercado le daba un valor superior a los 1.500 millones de euros.

Toda la argumentación para justificar que el Banco Popular se vendiera por un euro se cae por sí sola. La colocación del Popular al Santander ha supuesto un cúmulo de mentiras.

Verbigracia: según el ministro Luis de Guindos (en la imagen) en sede parlamentaria, si no se hubiera tomado aquella decisión, con nocturnidad, las oficinas del Popular no hubieran podido abrir las oficinas el miércoles 7.

Pues de entrada, a 31 de marzo de 2017, los depósitos del Popular habían subido y ya en mayo, el plan de contingencia del banco mostraba liquidez para movimientos en la red durante 18 meses.

Pero, además, en el sector financiero se sabe que la liquidez en el siglo XXI no depende de los depósitos de los clientes, sino, sobre todo, del regulador monetario. Es decir, del BCE. Y así, si se intenta que el Popular caiga no hay más que decirle al Banco Central Europeo (BCE) y al Banco de España que suspenda las pólizas de crédito (o que va a  suspenderlas) del BCE.

Para que se hagan una idea, la única vez que se han clausurado las pólizas de liquidez a un banco del sistema fue la suspensión al Banco Madrid, dependiente de la Banca Privada de Andorra (BPA), por las presiones de los servicios secretos norteamericanos.

Otrosí: el BCE no iba a intervenir al Banco Popular, pero alguien, probablemente desde Madrid, le dijo que amenazara con la intervención.

¿Y de verdad puede alguien creer que hubo un subasta a altas horas de la madrugada, cuando ya una agencia de noticias había anunciado, horas antes, la ampliación del capital del Santander para comprar el Popular? ¿En serio?

Y el BCE no iba a intervenir el Popular.

Pero había que justificar la venta por un euro, cuando el mercado le daba un valor superior a los 1.500 millones de euros.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com