Lunes, 26 junio 2017 Número de edición: 5200
Inicio > Enormes minucias > Medjugorje. Con retraso y de forma indirecta… pero Francisco reconoce las apariciones de la Virgen

Medjugorje. Con retraso y de forma indirecta… pero Francisco reconoce las apariciones de la Virgen

Medjugorje. Con retraso y de forma indirecta… pero Francisco reconoce las apariciones de la Virgen
  • Pocas cosas como las apariciones de la Madre de Dios reflejan lo que está siendo el pontificado de Bergoglio.
  • Un Papa que trata de salvar lo salvable… tras el desastre del Sínodo de la Familia.
  • Y, sobre todo, trata de retrasar la explosión del Cisma que ya vive la Iglesia.
  • Otrosí, mucho cuidado con intentar cambiar a Bergoglio por otra vía que no sea la de la oración por el Papa y por sus intenciones.
  • No vaya a ser que la soberbia nos lleve al campo del Otro.

Contábamos ayer el viaje del delegado papal, obispo Henryk Hoser (en la imagen)  a Medjugorje. La verdad es que son millones de personas -por ejemplo, todas las que han visitado la aldea croata- las que creen en la veracidad de ese milagro diario, cotidiano, en que se ha convertido esta capital mundial de la confesión y de la conversión.

Por eso sorprende que el pueblo católico, la grey, esté con Medjugorje y algunos pastores, insisto, sólo algunos, se opongan con canónica violencia. Y lo más curioso es que la minoría que pretende silenciar y censurar a la Madre de Dios en sus manifestaciones ha ido ganando la batalla.

Los peregrinos han continuado acudiendo en masa a Medjugorje pero oficialmente la capital mundial de la confesión sigue en interdicto.

Y los lectores de Hispanidad se quejan de esta situación, alguno con palabras gruesas. Y parte de razón tienen.

Al final, Francisco ha reconocido la sobrenaturalidad de Medjugorje con mucho retraso y de forma indirecta. Tiene en sus manos, desde hace más dos años, el informe definitivo de la Comisión creada al efecto por Benedicto XVI; que luego pasó un curioso periplo por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

Es la viva imagen del Pontificado Bergoglio. Si no entendemos a este Papa es porque no entendemos que el cisma ya está dentro de la Iglesia y que Francisco trata de salvar lo salvable en esta etapa fin de ciclo.

En otras palabras: a mi me gustaría que el regalo de la Madre de Dios a los hombres llamado Medjugorje hubiera sido mejor aprovechado. Pero comprendo a un Papa que ejerce de mártir censurado y que puede acabar en mártir sangriento.

Y mucho cuidado con intentar cambiar a Bergoglio por otra vía que no sea la de la oración por el Papa y por sus intenciones. No vaya a ser que la soberbia nos lleve a creer que le estamos haciendo un favor a la Iglesia y se la estamos haciendo al Otro.

Eulogio López

redaccion@hispanidad.com