domingo, 21 enero 2018 Número de edición: 5349
Inicio > Confidencial > Másmóvil. Puñaladita de Spenger a Telefónica: “Me parece un despropósito invertir más en fútbol que en la red”

Másmóvil. Puñaladita de Spenger a Telefónica: “Me parece un despropósito invertir más en fútbol que en la red”

Másmóvil. Puñaladita de Spenger a Telefónica: “Me parece un despropósito invertir más en fútbol que en la red”
  • Y esto incluye a Vodafone y a Orange.
  • Spenger exige “condiciones especiales” para competir en un mercado que camina hacia el “triopolio”.
  • Es lo de siempre: a los grandes les interesa la ley de la selva y a los pequeños la protección del Estado.

El consejero delegado de Másmóvil, Meinrad Spenger (en la imagen), también ha opinado sobre el precio de los derechos del fútbol: “Me parece un despropósito invertir más en fútbol que en el despliegue de fibra”, ha señalado durante el XXX Encuentro de las Telecomunicaciones y la Economía Digital, organizado por Ametic.

Puñaladita a las tres grandes operadoras, Telefónica, Vodafone y Orange, que han pagado cienes y cienes de millones de euros para ofrecer las próximas tres temporadas del deporte rey. Unas cantidades difíciles o imposibles de amortizar. En este sentido, Másmóvil no hará locuras. Ofrecerá contenidos de TV -ha llegado a un acuerdo con Waki.tv- pero sin poner en peligro las cuentas de la compañía.

Tras la compra de Pepephone y Yoigo, Másmóvil se ha convertido en el cuarto operador convergente de España. El camino hasta aquí ha sido complicado, exigente, pero más complicado se presenta el que aún queda por recorrer.

Y en ese camino, la regulación juega un papel primordial. Para los tres grandes, hay demasiada regulación. Para Másmóvil, escasa. Concretamente, según Spenger, es necesario facilitar el acceso mayorista a la fibra óptica y bajar el precio para el acceso indirecto a la fibra, sin olvidar la regulación de los precios -“condiciones especiales”-para facilitar el acceso a frecuencias bajas de móvil, que se subastarán próximamente.

En definitiva, es lo de siempre: a los grandes les gusta la ley de la selva y a los pequeños, la protección del Estado.

Pablo Ferrer

pablo@hispanidad.com