Dice Esteban Tettamanti Bogliaccini en su curriculum oficial que realizó estudios de Historia en el Instituto Artigas de Montevideo (Uruguay). Lo que ya no concreta es el resultado de sus estudios, así es que nos quedamos a la espera de que nos diga si es doctor, licenciado o si, sencillamente, pasaba por allí todos los días, o de vez en cuando, para estudiar Historia… Sin embargo, tan difusa formación académica le permiten presentarse en dicho curriculum como empresario y productor de espectáculos. Y por lo que confiesa, no debe levantar muy alto el vuelo en su actividad empresarial, porque en el año 2016 solo tuvo unos ingresos brutos de 13.264 euros con 44 céntimos. Y lo mismo que no aclara cuál es su grado académico, por lo que publica la página oficial del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, localidad de la que Tettamenti es concejal, no especifica si todos los ingresos de 2016 proceden de su actividad empresarial, o si hay alguna partida que le ha pagado el Ayuntamiento del que es concejal. Todo muy legal, naturalmente que sí.
Y por extensión, no soportan a los cristianos… ni a Cristo.
Y como se levantan con el sol las brumas del invierno, que impiden ver el paisaje, al final del curriculum queda a la vista la brillante prometedora política de Tettamanti: "Desde 2014 es Secretario General del Círculo Podemos San Lorenzo de El Escorial, siendo elegido concejal del Ayuntamiento por el partido Sí se puede San Lorenzo, para la legislatura 2015 – 2019". Y por este título, que no por lo de los estudios de Historia en Montevideo, hace unos pocos días se acreditó junto con otros de su partido, para hacer una visita al Valle de los Caídos. Del recorrido por la Basílica de Tettamanti y compañeros visitadores, mejor callar, y quede su comportamiento al exclusivo juicio de Dios, que es Juez justo y misericordioso. Pero lo que sí estoy autorizado a contar, con el permiso de Pablo Linares, presidente de la Asociación para La defensa del Valle de los Caídos, es la conversación que sostuvieron al final de la visita. Como son viejos conocidos, al encontrase, se saludaron y sostuvieron el siguiente diálogo: — ¿Y ahora dónde vais? —le preguntó Linares. — Al cementerio de San Lorenzo, donde están enterrados otros represaliados por Franco —respondió el concejal. Y comenzó este toma y daca. — ¿Y por qué no vais también a Paracuellos? — Porque allí solo van los fascistas… El zasca de Pablo Linares fue antológico: — No exactamente… Los que tú llamas fascistas no fueron allí, les llevaron a Paracuellos para asesinarles. Vuelven a cargar contra el Valle de los Caídos, y por eso han citado a declarar a Santiago Cantera, prior del Valle de los Caídos, mismamente en el Senado. Le indican que vaya el próximo día doce de marzo, junto con el presidente del Patrimonio  Nacional, Alfredo Pérez de Armiñan, y el abogado Eduardo Ranz, que se presenta a sí mismo como abogado especialista en la Memoria Histórica. Cosa seria.
Eduardo Ranz y Esteban Tettamenti: dos intelectuales de la amnesia  histórica.
Mi buen amigo Santiago Cantera, que siempre será para mí el brillante profesor Cantera de Universidad, el que fue antes de tomar los hábitos, no se va a presentar en el Senado el día 12. Y no va a ir el prior del Valle de los Caídos, mi querido profesor Cantera, porque no es obligatorio ir, pero como sigue siendo tan educado como cuando yo le traté en la Universidad, se ha ofrecido a recibir a quien haga falta en el monasterio benedictino de la Santa Cruz, que con tanto acierto regenta. Tampoco acudirá el presidente del Patrimonio Nacional, pues si bien le habían convocado en un principio, ha debido haber algún acuerdo entre partidos para anularle la cita, cosas de la magia de la política, cuyo truco, en este caso, yo desconozco. Así es que toda la gloria de esta terna queda para el abogado, que se autodenomina especialista en la Memoria Histórica, Eduardo Ranz, al que le van a conceder una oportunidad, como la que le dieron a El Platanito en Vista Alegre, a ver si de una vez por todas gana un pleito. Porque Eduardo Ranz en lo que de verdad es especialista es en perder pleitos. Perdió cuando lo del cambio de nombre de San Leonardo de Yagüe, y volvió a perder cuando arremetió contra las denominaciones de Llanos del Caudillo y Guadiana del Caudillo.
El erudito concejal de El Escorial arremete contra el Valle.
Eduardo Ranz es un perdedor, pero con más moral que Potele, que era un futbolista de mi barrio que jugaba en el Rayo Vallecano, al que yo admiraba de joven. Potele era muy bajito y por eso era el encargado de lanzar los saques de esquina, pero Potele los tiraba y salía corriendo con la intención de rematar la misma bolea que él había lanzado. Porque el perdedor de pleitos, dicen que Eduardo Ranz, está también detrás de eso que sin rubor se atreven a llamar Comisión de la Verdad, que permitirá multar y encarcelar a los que hablen bien de algún aspecto de la historia de España durante los años de Franco. Y como empezará la purga y quema de libros, videos y películas, habrá que hacerse cuanto antes con una copia del gol de Marcelino, porque el muy fascista de él le pegó un testarazo al balón, metió gol, y la selección española de fútbol ganó a la de la Unión Soviética y se proclamó campeona de Europa en 1964.
Lo que se abre en España es otra persecución de los cristianos.
Eduardo Ranz, como Tettamanti, se la tiene jurada al Valle de los Caídos… ¿O no es al Valle de los Caídos y ni siquiera a Franco?  Porque no hay nada más que leer lo que ellos escriben para descubrir que lo que de verdad les cae realmente gordo es el cristianismo y los cristianos. Lo de Franco solo es el pretexto para echar abajo el símbolo de los cristianos, que abraza la sierra de Madrid, a lo que Eduardo Ranz se refiere como "la cruz más grande y absurda del mundo". Y para eso es para la que se necesita la Comisión de la Verdad, para montar una nueva persecución religiosa que elimine de España el nombre mismo de Cristo. Y por eso van a retorcer el Derecho como una viruta, para dar una aparente cobertura legal a unos nuevos 'crímenes' de corte totalitario, que ya los hemos visto en la historia del Comunismo. Pero como ni leen ni estudian, todavía no se han enterado de que los cristianos no tienen otro patrimonio que el alma, contra la que ellos nada pueden hacer. Y si llegado el caso pasasen de la persecución de cárcel a la persecución a muerte, deberían recordar los aprendices de verdugo que ni siquiera eso les importa a quienes saben que la sangre de los mártires es semilla de cristianos. Javier Paredes  [email protected]