jueves, 14 diciembre 2017 Número de edición: 5323
Inicio > Confidencial > La Inmaculada Concepción, una fiesta muy española

La Inmaculada Concepción, una fiesta muy española

La Inmaculada Concepción, una fiesta muy española
  • El 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, patrona de España y fiesta importante en nuestro país.
  • Tanto los reyes de España como la Iglesia española destacaron durante siglos en la defensa de este dogma, que no fue declarado como tal por la Santa Sede hasta el 8 de diciembre de 1858.
  • La fiesta ya se celebraba en todo el Imperio Español desde 1644.
  • Por todo ello, el Papa Pío IX mandó construir una columna en dedicación a la Inmaculada en la Plaza de España de Roma.
  • En 1864 el Vaticano concedió a los sacerdotes españoles el privilegio de vestir casulla azul en esta gran fiesta de la Virgen.
  • Además es la patrona tanto de la Guardia Civil como de la infantería española.

El 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, que es patrona de España y fiesta importante en nuestro país.

La razón de ambas cosas es que tanto los reyes como la Iglesia de España destacaron durante siglos en su defensa de este dogma, que no fue declarado como tal por la Santa Sede hasta el 8 de diciembre de 1858.

España fue la primera nación del mundo en defender el dogma de la Inmaculada Concepción de María, informa La Tribuna del País Vasco.

La fiesta ya se celebraba en todo el Imperio Español desde 1644, y en toda la Iglesia desde 1708. En atención a estos méritos, Pío IX ordenó que una columna dedicada a la Inmaculada fuera levantada en la Plaza de España de Roma. Es además patrona de la Guardia Civil, y de la infantería española desde la sorprendente victoria en la Batalla de Empel (1585), atribuida a la milagrosa intercesión de María Inmaculada, añade La Información.com.

Nada menos que desde el 646, en el siglo VII, gracias a San Ildefonso, arzobispo de Toledo, se celebra en España la fiesta de la Concepción Inmaculada de María.

Desde 1641 la fiesta de la Inmaculada Concepción se celebra en España como fiesta de precepto.

Durante los siglos XV y XVI fue creciendo la devoción a la Inmaculada en todos los reinos de España, hasta llegar a su culmen en el siglo XVII.

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681), miembro de los Tercios españoles, firmó con su propia sangre, como tantos otros muchos españoles, morir, si fuere necesario, en defensa de este gran Misterio mariano.

Se acogieron a la protección de la Inmaculada muchas órdenes religiosas y militares, así como instituciones académicas.

En 1761 el Rey Carlos III consagró España a la Inmaculada Concepción y la tomó “por singular y universal Patrona y Abogada de todos mis reinos de España y los de las Indias y demás dominios y señoríos de esta monarquía”. Creó además en su honor la Real y Distinguida Orden de Carlos III.

Por todo esto, desde 1864 el Vaticano concedió a los sacerdotes españoles el privilegio de vestir casulla azul en esta gran fiesta de la Virgen, como agradecimiento a España por la defensa del dogma de la Inmaculada Concepción.

Es patrona también de la infantería española, del Estado Mayor, de los jurídicos, interventores, capellanes, farmacéuticos, veterinarios y los de Oficinas Militares, así como de innumerables localidades y corporaciones, tanto de España como de toda Iberoamérica.

José Ángel Gutiérrez
joseangel@hispanidad.com