miércoles, 17 enero 2018 Número de edición: 5347
Inicio > Confidencial > La CUP se desmelena: llama a la “desobediencia civil” contra el 155. ¡Qué peligro!

La CUP se desmelena: llama a la “desobediencia civil” contra el 155. ¡Qué peligro!

La CUP se desmelena: llama a la “desobediencia civil” contra el 155. ¡Qué peligro!
  • Los radicales y soberanistas catalanes preparan acciones de “lucha no violenta” esta semana.
  • Consideran que el artículo 155 ataca “a la mayoría independentista del Parlament y a toda la ciudadanía”.
  • Es más, ven su aplicación como “la mayor agresión contra los derechos civiles desde la dictadura franquista”.
  • E insisten en que se proclame la república catalana cuanto antes, al estar legitimados por los resultados del 1-O.
  • Olvidan que dicho referéndum no sólo era ilegal, sino que se realizó sin ningún control y la gente votó cuantas veces quiso.

En esta semana decisiva en la crisis catalana, algunos están más que interesados en azuzar las brasas para que se declare un incendio en las calles. Entre ellos, cómo no, está la CUP, que no ha dudado en desmelenarse: llama a la “desobediencia civil” contra el artículo 155.

Los radicales y soberanistas catalanes preparan acciones de “lucha no violenta” esta semana, según recogen en un comunicado. Eso sí, no dan más detalles al respecto.

Aprovechan la ocasión para considerar el artículo 155 un ataque “a la mayoría independentista del Parlament y a toda la ciudadanía”. Es más, ven su aplicación como “la mayor agresión contra los derechos civiles desde la dictadura franquista”.

El partido que tiene entre sus figuras más conocidas a la diputada catalana Anna Gabriel (en la imagen) insiste en que se proclame la república catalana cuanto antes, al estar legitimados por los resultados del 1-O. Es decir, olvidan que dicho referéndum no sólo fue ilegal, sino que además fue más bien un circo porque no hubo ningún control y la gente podía votar cuantas veces le dio la gana. ¿Es eso legitimación? Basta el sentido común para afirmar rotundamente que no, pero los soberanistas no son precisamente maestros del sentido común.

Cristina Martín

cristina@hispanidad.com