jueves, 14 diciembre 2017 Número de edición: 5323
Inicio > Confidencial > La ambición de Guindos paraliza la reforma de las rurales

La ambición de Guindos paraliza la reforma de las rurales

La ambición de Guindos paraliza la reforma de las rurales
  • Sólo ha aprobado la ley de crédito hipotecario, por la cuenta que le trae.
  • Por la presión de los ciudadanos tras la legislatura de los Arriaga y compañía.
  • Por cierto, a nadie se le ocurre una nueva idea para las las rurales: siguen el mismo camino que las cajas de ahorros.
  • O comes o eres comido.
  • Sólo se admiten cooperativas convertidas en sociedades anónimas y cuanto más grandes, mejor.

Luis de Guindos (en la imagen) tiene la cabeza en otra parte. Físicamente está con nosotros, acude al Ministerio de Economía, se presenta en el Congreso cuando es interpelado… pero su mente pasa más tiempo fuera que dentro de España. Guindos está más pendiente de su futuro que de su presente. Según fuentes del grupo parlamentario socialista, el ministro de Economía ya sólo piensa en ocupar un cargo en el Banco Central Europeo, por ejemplo, el de vicepresidente.

Conjeturas aparte, lo cierto es que Guindos tiene el ministerio paralizado. Nada se mueve. Y entre las cuestiones pendientes está la reforma de las cooperativas de crédito (¿recuerdan?), aprobada en Consejo de Ministros el pasado 23 de junio. El caso es que el Real Decreto-Ley no ha avanzado nada desde entonces. Continúa intacto a pesar de que, según Guindos, cuenta con el apoyo del PSOE, Ciudadanos, canarios y nacionalistas. Se aprobará “sin problemas”, aseguró el ministro en junio.

Pero lo único que ha sacado adelante Guindos ha sido la ley de crédito hipotecario, por la cuenta que le trae. Concretamente, por la presión de los ciudadanos tras una legislatura en la que los bufetes de abogados, los Arriaga y compañía, han hecho su agosto.

Por cierto, paralizada y todo, a nadie se le ocurre una nueva idea para las rurales. Si nadie lo remedia, cuando se active la reforma, estas entidades seguirán los mismos pasos que las cajas de ahorros. Tres pilares: gobernanza, acceso al capital y un fondo para coyuntura, es decir, para cuando haya problemas.

Al final, para amoldarse al nuevo marco regulatorio, las rurales no tendrán más remedio que fusionarse. O comes o eres comido. Porque sólo se admitirán cooperativas de crédito convertidas en sociedades anónimas y cuanto más grandes, mejor.

Guindos también se va a cargar a las rurales, incluso a distancia.

Pablo Ferrer
pablo@hispanidad.com