martes, 16 enero 2018 Número de edición: 5346
Inicio > Enormes minucias > “Hay un progre en mi sopa”: ‘progre’ de mí

“Hay un progre en mi sopa”: ‘progre’ de mí

“Hay un progre en mi sopa”: ‘progre’ de mí
  • Navarra Confidencial es uno de esos productos de internet extraordinariamente pertinentes: le viene de cine a la España de hoy.
  • Porque el país vive en el guerracivilismo.
  • Han resucitado los dos elementos que llevaron al enfrentamiento civil de 1936: el odio entre los pueblos y el anticlericalismo.
  • Y entonces necesitamos vitaminas de sentido común.
  • Eso sí, hemos pasado de la era progre a la era de la  blasfemia contra el Espíritu Santo.
  • Es decir, la era donde lo malo es bueno y lo bueno es malo.

Se acaba de presentar en Madrid la nueva edición de Hay un progre en mi sopa. Una pequeña joya producto de los artículos de una gran joya de internet: Navarra Confidencial.

Para hacer boca, por romper el hielo: en España vivimos en un momento de guerra civil. No nos pegamos tiros, todo llegará, pero el odio es el mismo que en 1936. Un odio más elegante pero, quizás por ello, más venenoso y sobre todo, más duradero en el tiempo. La tónica de la España de hoy es el resentimiento

Ya no vamos en alpargatas, cierto. Pero han resucitado los dos elementos que propiciaron la guerra civil de 1936: odio entre los pueblos y cristofobia (o anticlericalismo, si lo prefieren).

Incluso hay un tercer elemento que es nuevo: la venta del clero a Satanás. Tranquilos, no voy a citar nombres porque no sé quiénes son, pero sí veo sus efectos.

A lo mejor es una guerra distinta a la conocida. Recuerden al Papa Francisco cuando dice que la III Guerra Mundial ya ha comenzado, sólo que es una guerra por etapas. Pero ya ha comenzado. Es una guerra mundial y espiritual y son las más crueles. ¿Llevan aparejadas violencia fiscal? Por supuesto, pero son batallas espirituales.

Hay un progre en mi sopa es estupendo pero les voy a echar la bronca: es un libro histórico porque la etapa de la progresía está tocando a su fin.

Pero no deja de ser, casi un costumbrismo. Ahora, por el método empírico, la práctica progre se ha convertido en teoría… y en historia.

En resumen, ya no estamos en la era del progresismo, del progre. Hemos pasado de la progresía al Nuevo Orden Mundial (NOM), del relativismo masónico al gnosticismo New Age y de la masonería al satanismo.

Esto significa que antes no nos aclarábamos y ahora muchos se han aclarado engrosando las filas del enemigo, es decir, de Satán.

Hemos pasado del progresismo a ‘la era del Anticristo’. Sí, es la era del Anticristo, que no tiene por qué ser una persona aunque podría serlo.

Quiero decir que Navarra Confidencial combate con ganas el progresismo y en breve tendrá que combatir la era de la blasfemia contra el Espíritu Santo. ¿En qué consiste? En decir que lo bueno es malo y lo malo es bueno, que la verdad es mentira y la mentira verdad, que lo bello es feo y lo feo bello.

Ejemplo, el aborto ya no es algo a despenalizar, es algo bueno en sí mismo, es un derecho.

Pero estoy seguro que Navarra Confidencial evolucionará en la dirección adecuada. Tiene el sentido común y la formación necesaria para acostumbrarse a que, probablemente, ya no tendrá un progre en la sopa sino a un satánico. No es coña.

Mientras tanto, lean esta vitamina de sentido común.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com