-La banca dejará de ingresar más de 1.000 millones al año si quita la cláusula suelo. -Liberbank reorganiza su estructura comercial. -Comsa abre contactos para refinanciar 900 millones de deuda. -Enel ampliará capital para absorber su filial de renovables. -Más Móvil desplegará su propia fibra para duplicar sus ingresos. -OHL logra un 65% de sobresuscripción en la ampliación de capital. -La alerta sobre la carne hace peligrar una industria de 22.000 millones. -El tráfico aéreo se disparará este invierno, y tendrá un crecimiento superior al 11%. -"Hombres de negro" del BCE contra la morosidad. -José Manuel Soria: "No tengo constancia de que el Ibex 35 apoye a Rivera". -Los expertos ven problemas en las dos vías para frenar el desafío secesionista. -La Policía vincula la fortuna oculta de los Pujol con las Olimpiadas del 92. -Jordi Pujol admitió en el 2001 que el dinero de Andorra era suyo. La Secretaría de Estado -o sea, el Gobierno de España- para la Unión Europea ha elevado al Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea un escrito de 30 folios en el que defiende que las 'cláusulas suelo' son "en sí mismas lícitas", que buscaban que "no hubiese cambios significativos en las cuotas iniciales a pagar", cuya "utilización ha sido tolerada por el mercado" y recuerda que la sentencia del Tribunal Supremo de 2013 que declaró nulas estas las cláusulas "aprecia la buena fe de las entidades de crédito". Vamos, que el gobierno apoya a la banca en vez de a los consumidores. Una vergüenza. Porque dos millones de afectados por las cláusulas suelo de hipotecas firmadas hace prácticamente una década esperan una sentencia que les permita revisar sus contratos y, eventualmente, recibir una indemnización. Como media, si el juez decide que las cláusulas suelo son nulas desde su origen y reclamables en su integridad, la indemnización podría ascender a 15.000 euros. Esta cifra es la estimación de la asociación de usuarios de bancos y cajas Adicae, que representa a 15.000 particulares en una demanda contra 101 entidades por las cláusulas suelo. El Banco de España no ofrece datos, destaca El Mundo. La banca española está a la espera de que la Justicia y las autoridades esclarezcan el futuro de las cláusulas suelo de millones de hipotecados. Aparte de la posible devolución de lo cobrado de más en los últimos años por ese concepto, las entidades del país calculan también cuánto dejarán de ingresar al año por ese límite a los tipos de interés. Según las cifras publicadas por las propios grupos financieros y estimaciones de analistas, ocho de los bancos que más recurrieron a esta práctica comercial dejarán de ingresar al año 1.093,4 millones de euros, asegura ABC. Liberbank prepara una reorganización de su red comercial que afectará a una cuarta parte de sus oficinas. La entidad quiere modernizar su estructura comercial para elevar las ventas, ganar rentabilidad y eliminar duplicidades, indica Expansión. El octavo grupo español de infraestructuras, Comsa Emte, ha abierto contactos con sus principales bancos para refinanciar un crédito sindicado de 930 millones de euros y con vencimiento a finales de 2016. De forma paralela, la compañía que preside Jorge Miarnau lanzará nuevas desinversiones en activos concesionales y negocios de gestión ambiental. Está previsto que, tras las negociaciones con la banca, Comsa enfoque su actividad principalmente a la obra ferroviaria, explica Cinco Días. Enel ha puesto en marcha el proceso para integrar su filial verde, Enel Green Power (EGP), de la que tiene un 70%. El grupo se ha acogido a la normativa italiana para evitar una opa de exclusión. Así, los minoritarios tendrán dos opciones: o vender sus acciones (al precio promedio del semestre previo al anuncio de una junta extraordinaria a mediados de noviembre) o canjearlas por títulos de la matriz. Para ello, Enel realizará una ampliación de capital, que dependerá de las opciones elegidas por los inversores, dicen Cinco Días y El Economista. Más Móvil desplegará su propia fibra para duplicar sus ingresos y asegura que cotizará en el Mercado Continuo el próximo otoño, dice El Economista. OHL logra un 65% de sobresuscripción en la ampliación de capital, apunta El Economista. La advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que la carne procesada —como embutidos o hamburguesas— eleva el riesgo de padecer cáncer de colon ha generado una profunda inquietud en un sector que en España factura 22.000 millones de euros al año y emplea a 110.000 personas. Fuentes de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España, que representa a empresas como Campofrío o El Pozo, entre otras, califican el informe de "inapropiado" y lo consideran precipitado. El documento de la OMS señala que un consumo de 50 gramos de carne procesada al día eleva el riesgo de cáncer en un 18%, recoge El País. El tráfico aéreo se dispara. Las grandes compañías, encabezadas por Ryanair, Vueling e Iberia, luchan para aprovechar este auge del mercado y en los próximos seis meses abrirán nuevas rutas y frecuencias, animadas por el tirón del turismo extranjero, la recuperación de la demanda nacional, la congelación de tarifas y la bajada del precio del petróleo. Las aerolíneas ofertarán 90,7 millones de plazas este invierno, un 11,7% más que el año pasado. Barajas (Madrid), el primer aeropuerto español, registrará un crecimiento del 11,4%, anuncia Expansión. "Hombres de negro" del BCE contra la morosidad. El BCE ha creado un equipo especial de trabajo encargado de desarrollar un plan específico de reducción de activos improductivos para cada uno de los bancos bajo su supervisión y que tengan una exposición dudosa excesiva, señala Expansión. José Manuel Soria: "No tengo constancia de que el Ibex 35 apoye a Rivera", en El Economista. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advirtió ayer de que pondrá en marcha todas las medidas políticas y jurídicas en defensa de la soberanía del pueblo español si llega a aprobarse la moción independentista de Junts pel Sí y la CUP. En ese contexto, los expertos ven problemas en las dos vías para frenar el desafío secesionista. La batalla jurídica que va a entablar el Estado se topará, escoja la vía que escoja, con varias dificultades. Catedráticos de Derecho Constitucional consultados por este diario encuentran problemas tanto en la aplicación de la reciente reforma del TC como en la del artículo 155 de la Carta Magna, comparativamente vetusto pero aún por estrenar. No es sólo que se trate de instrumentos novedosos, es que se ponen en suerte en un periodo políticamente delicado, con cámaras y gobiernos en plena conformación por ambos bandos, destaca El Mundo. Un primer examen de la información aportada en comisiones rogatorias por Andorra y Reino Unido a la Justicia española ha permitido establecer como hipótesis más fiable que la fortuna de la «trama» de la familia Pujol procede del «saqueo» que obtuvieron de las comisiones cobradas a diversas empresas que participaron en la construcción, organización y otros aspectos de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Según han informado a LA RAZÓN fuentes de la investigación, la trama fue montada bajo la dirección del patriarca de la familia, Jordi Pujol, que derivó el dinero obtenido a otros paises, entre ellos Andorra, Reino Unido y paraísos fiscales. El 25 de julio de 2014, el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol i Soley, confesó públicamente que había mantenido oculta al fisco una cuenta corriente en Andorra. Su versión es que procedía de un legado de su padre, pero que no lo había tocado nunca y que no quería saber nada de él. Por eso tuvo dos gestores antes de que se encargara definitivamente su primogénito, para distribuirlo entre sus hermanos. Sin embargo, los documentos recopilados en la comisión rogatoria remitida por las autoridades andorranas al juzgado central de instrucción 5 de la Audiencia Nacional desmienten esta versión. El segundo, de puño y letra de Jordi Pujol i Soley, fechado el 4 de marzo de 2001, esto es, seis meses después, también está destinado al banco, y asegura que él es el titular de la cuenta, y que en caso de defunción los fondos deben pasar a su esposa, Marta Ferrusola i Lladós, cuenta La Vanguardia. José Ángel Gutiérrez [email protected]