-Los inversores extranjeros evitan España hasta que se aclare el "caos" político. -La privatización de Bankia y de BMN, en el aire. -Repsol incluirá en el ERE a los mayores de 57 años en España. -Iberdrola construye la primera planta en EE UU tras la creación de Avangrid. -Ferrovial, favorita para sustituir a Abengoa en un proyecto de 600 millones. -La juez inicia la subasta del 33% de Zinkia por impago. -Imagina exigirá el 17,5% de la filial en EEUU al socio que pagó sobornos. -Laura Cioli: "Nuestras marcas en España son clave para RCS Mediagroup". -Sánchez cuenta con IU y Podemos y buscará a Ciudadanos para llegar a La Moncloa.   El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, afirmó ayer que buscará el acuerdo para formar un Ejecutivo "estable" con aquellas fuerzas políticas que, como el PP, defienden el orden constitucional, la unidad de España y la soberanía nacional. Rajoy no mencionó expresamente a ninguna formación política pero insistió en que será con aquellos que compartan con los populares "certidumbres" sobre el rumbo institucional, económico y social y la posición de España en Europa. Para ello, ofrecerá "generosidad, amplitud de miras y la vista puesta en el interés general de España" en las negociaciones que iniciará en breve. Por su parte, la dirección del PSOE acordó ayer que votará en contra de la reelección de Mariano Rajoy como presidente y que esperará a ver si el PP logra formar gobierno antes de decidir si busca o no pactos propios con los que conformar una mayoría alternativa. La Ejecutiva Federal analizó los resultados de las elecciones generales del pasado domingo, en una reunión en la que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció que se presentará a la reelección al frente del partido en el congreso previsto para la próxima primavera. En ese contexto, la Bolsa recibió ayer con una caída del 3,62% los resultados electorales del domingo, lo que dejó el Ibex 35 en 9.365,8 puntos, su registró más bajo en tres meses. Por su parte, la prima de riesgo se elevó ocho puntos, hasta los 122. El interés de los bonos españoles a 10 años se situó en el 1,77%. Así que en las cúpulas de grandes empresas del Ibex ha provocado inquietud la inestabilidad tras el 20-D. Quier en que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez antepongan el pacto PP-PSOE a su interés personal y continuidad en el cargo. «Está claro que ambos tienen problemas para ser interlocutores para el acuerdo que necesita España ahora. Hace falta un pacto entre el PP y el PSOE y si tiene que ser sin la continuidad de Rajoy ni Sánchez, que así sea», señaló ayer a EL MUNDO el presidente de una gran empresa española. «Ambos deben dar un paso atrás si es necesario, hay que tener altura de miras», asegura otro. Ningún dirigente empresarial quiere hablar en público abiertamente en contra de ambos líderes, pero «en lo que se denomina el mundo del Ibex, tanto Rajoy como Sánchez se consideran ya amortizados», asegura un consejero de uno de los más grandes grupos del país. Los inversores internacionales vendieron ayer acciones y bonos españoles tras conocer el resultado de las elecciones celebradas el 20 de diciembre, ante el temor a un largo periodo de inestabilidad política y a la potencial formación de un Gobierno que eche marcha atrás a las reformas económicas de los últimos años. Muchos analistas confiaban antes del 20-D en una alianza de PP y Ciudadanos para mantener cierta continuidad en el terreno económico, pero ahora admiten que los números para ese pacto no salen. "Una coalición de centro-derecha no puede obtener la mayoría y esto inyecta gran incertidumbre política", indica Marco Stringa, economista en Londres de Deutsche Bank. "Esto no va a ser una situación positiva para los mercados", recoge Expansión. El nuevo panorama político podría suponer un freno para las dos grandes desinversiones que tiene pendientes el Estado: Bankia y BMN. El aumento de la incertidumbre y la posibilidad de que se repitan las elecciones reducirían el margen de maniobra que tienen los responsables del Fondo de Reestructuración (Frob) para desinvertir en los dos bancos. El próximo año se antojaba a priori como un ejercicio clave en el trabajo del fondo para reducir sus participaciones en Bankia y BMN, después de un 2015 en el que no se ha dado ningún paso en este sentido, recuerda Expansión. Iberdrola, a través de su nueva filial estadounidense Avangrid, ha iniciado la construcción del parque eólico de El Cabo, en el Estado de Nuevo México, que tendrá una potencia de 298 megavatios (MW) y supondrá una inversión de 500 millones de dólares (unos 400 millones de euros). Con esta potencia se convierte en uno de los proyectos renovables más importantes que ha desarrollado el grupo eléctrico español hasta la fecha. El parque contará con 49 turbinas eólicas de última generación y está previsto que entre en operación comercial en el segundo semestre de 2017, afirma El País. Ferrovial, favorita para sustituir a Abengoa en un proyecto de 600 millones, afirma El Economista. Repsol incluirá en el ERE a los mayores de 57 años en España, según ABC. La juez inicia la subasta del 33% de Zinkia por impago, dice El Economista. Imagina exigirá el 17,5% de la filial en EEUU al socio que pagó sobornos, indica El Economista. Laura Cioli: "Nuestras marcas en España son clave para RCS Mediagroup". La consejera delegada de RCS MediaGroup, después de 40 días en su cargo, ha presentado el plan de negocio hasta 2018 del grupo accionista de referencia de Unidad Editorial, con el objetivo de sacar el máximo rendimiento a los activos de la compañía y en el que el mercado hispano tiene un peso clave en la generación de nuevos ingresos, en El Mundo. El PSOE no se mueve un milímetro de su posición inicial. Votará «no» a una investidura de Mariano Rajoy y del PP –si decidiera presentar a otro candidato– y no contempla el escenario de la abstención para garantizar la gobernabilidad, como le había sugerido Ciudadanos. «Corresponde al Ejecutivo asegurar la estabilidad, no al principal partido de la oposición», señalan fuentes del partido. Los socialistas quieren permanecer en un segundo plano en la que consideran la «primera fase» de la formación del Gobierno y, apelando a la «prudencia y responsabilidad» del PSOE, no realizarán movimientos –al menos públicamente– para impulsar una mayoría alternativa a la lista más votada. Debe ser Rajoy quien lidere esta búsqueda de apoyos y a los socialistas les corresponde «sentarse y esperar», esto es, jugar su papel de oposición. «Permitir un Gobierno del PP sería tanto como suicidarse y acudir a las siguientes elecciones con unas expectativas similares a las del PASOK griego», apunta un dirigente consultado por LA RAZÓN. José Ángel Gutiérrez [email protected]