-Rajoy defiende su gestión y advierte a sus rivales de que "al Gobierno no se viene a hacer prácticas". -Sánchez responsabiliza a PP y Podemos de impedir el cambio. -Iglesias recuerda a Sánchez que el adversario es Rajoy. -Rivera demanda un Gobierno con las manos "libres y limpias" para frenar al populismo. -Las constructoras exigen a Adif 450 millones por atrasos del AVE. -RCS rechaza a Cairo y da vía libre a Bonomi para tomar el control. -El consejo de Nisa se rebela contra la oferta de compra del grupo Vithas. -El absentismo en las empresas vuelve a dispararse con el crecimiento económico. -Susana Díaz: "Andalucía quiere estar bien posicionada en economía digital". -Acuamed llegó a verter ácido en el Ebro: "No nos van a enchironar".   Las críticas al gobierno del PP por la gestión económica y por la corrupción centraron sobre la persona del presidente en funciones la mayor parte de los ataques dialécticos en el primer y único debate entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno de los cuatro principales partidos en las elecciones del 26J, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidos Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos). La economía y la corrupción centraron el debate a cuatro entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno, que se caracterizó por los reproches entre los participantes enfocados en un principio en críticas a Rajoy, y derivando en mensajes cruzados entre todos después. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, defendió con cifras su gestión e insistió en que su prioridad es la creación de dos millones de empleos en cuatro años para garantizar las políticas sociales y las pensiones. Replicó a los ataques - centrados en recortes, precariedad laboral, temporalidad, pobreza y reforma fiscal - advirtiendo de que "gobernar es muy difícil" y recordando que "llegar al poder cuando el país está al borde de la quiebra no es fácil". Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió su intervención haciendo un llamamiento a los electores socialistas porque "si salen a votar, habrá cambio el 26 de junio y un Gobierno socialista el 27 de junio". Durante todo el debate Sánchez recordó que el PSOE "ha sido el que más ha hecho" para que no se repitieran las elecciones y en numerosas ocasiones se refirió a su investidura fallida, así como a medidas de su programa que no salieron adelante debido al "bloqueo" de PP y Podemos. El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, quien abrió el debate, aseguró que sólo habrá dos opciones de gobierno: una en la que siga el PP y otra un gobierno progresista con Podemos y PSOE. "Espero que esta segunda opción se convierta en realidad", dijo. Durante el debate se dirigió en varias ocasiones a Pedro Sánchez para recordarle que "el adversario es Rajoy" y no él y le ofreció su apoyo para "un Gobierno de coalición progresista". "Nuestros votantes nos quieren juntos", aseguró. Insistió en la idea de que el adversario es el PP y llegó a decirle al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que era un "buen escudero", para apostillar: "Entre la copia y el original, me quedo con el original". Mientras que el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, se mostró convencido de que su partido será "decisivo" y que, por tanto, "habrá gobierno y habrá cambios", al tiempo que recordó que Ciudadanos ha hecho "todos los esfuerzos posibles" para no tener que repetir las elecciones. Aseguró que no exigirá la dimisión de Rajoy como condición para un posible tripartito con el PP y el PSOE. "Aquí no hay vetos", aseguró, pero pidió a Rajoy que "reflexione" porque los españoles no se "fían" de quien figura en el caso Bárcenas y parte de los votantes del PP quiere "regeneración". Rivera abogó por un Gobierno "con las manos libres y las manos limpias" para que los españoles confíen en la política de nuevo y para "frenar el populismo". Rivera sacó en algunos momentos de quicio a Iglesias, como cuando le recordó que devolviera los 7 millones  del chavismo a CEPS. Así las cosas, las constructoras exigen a Adif 450 millones por atrasos del AVE. (El Economista) RCS rechaza a Cairo y da vía libre a Bonomi para tomar el control. (El Economista) El consejo de Nisa se rebela contra la oferta de compra del grupo Vithas. (El Economista) El absentismo laboral por bajas por incapacidad temporal está resucitando gracias a la recuperación de la economía, a que el empleo está creciendo y a que ha disminuido el miedo a perder el puesto de trabajo. El año pasado el coste total por enfermedades comunes [contingencias comunes] de los trabajadores para la Seguridad Social, las mutuas, las empresas y la economía, en general, ascendió a 61.379,62 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,11% respecto a 2014. Es la cifra más elevada en este capítulo de la Seguridad Social de toda la crisis económica. (Expansión) La presidenta de la Junta dijo que Andalucía "no sólo crece en sus sectores tradicionales, sino que quiere estar bien posicionada en actividades emergentes como la economía digital y la aeronáutica". Susana Díaz participó ayer en la jornada Los Servicios Tecnológicos del Siglo XXI, organizada por EXPANSIÓN y por el grupo andaluz de ingeniería y tecnología Ayesa. También participaron en el encuentro los presidentes de Telefónica España, Vodafone y Siemens. La trama de Acuamed no sólo planeó echarle ácido clorhídrico al Ebro para facilitarle ganancias a FCC, sino que llegó a probar echándole «unos bidones» a la parte del río que estaba embalsada para comprobar que, efectivamente, el pH del agua bajaba. Además, la trama también barajó verter al río el agua que FCC había de descontaminar en ese lugar y que en realidad sólo había limpiado parcialmente. Agua, por cierto, que podría provocar un desastre medioambiental, aunque los miembros de la red se mostraban tranquilos. «No nos van a enchironar por eso», se dice en una de las grabaciones realizadas por la Guardia Civil a los investigados de la trama. (El Mundo) José Ángel Gutiérrez [email protected]