jueves, 22 febrero 2018 Número de edición: 5373
Inicio > Cartas director > ‘Ensueño’, Viviendo la poesía

‘Ensueño’, Viviendo la poesía

Sr. Director:

El pasado domingo falleció, a los 94 años, uno de los grandes poetas vivos que nos quedan: Pablo García Baena. Premio Príncipe de Asturias 1984. Al ser de la tierra y la ciudad donde me crié y pasé mi infancia y adolescencia, quiero rendirle un homenaje con un poema que está en mi poemario: “ENSUEÑO, Viviendo en la poesía”.

VI

                                                                                    A Pablo García Baena

 

Cual dormidas algas verdes,

suena débil la música,

y se enreda en sus indolentes dedos.

Es música, del agua que golpea

en las rocas, en los juncos;

es flauta del arroyo y su corriente.

Es el tiempo el que desnuda

sus recuerdos y su mente.

Sola queda la flauta entre las hierbas,

cedida al arroyo y su corriente,

y se inclina a beber agua,

tembloroso y reverente.

 

La voz del agua que en el venero,

golpea las calladas piedras,

vuelve a hablarle en la noche,

al cabo de los muchos años,

de pedirlo con deseo e insistente,

al romper con su líquido alabastro,

el silencio de las hierbas verdes.

 

Y a la vez que le habla suavemente,

desenreda de sus indolentes dedos,

los retazos de su larga vida

que creía dormidas algas verdes.

 

Y le muestra sobre el cielo estrellado,

esa vida ya vivida, entre versos y poesía,

entre piezas de anticuario,

agarrado a la belleza,

de un tiempo ya pasado,

que dejó en ellas impresa su grandeza.

 

Piensa, que de todo ha disfrutado

con corazón, alma, y espíritu,

desde aquellos días ya lejanos,

en que unos versos, de otro espíritu,

de alma y corazón enamorado,

sus ojos leyeron, contemplaron.

Y quedó desde entonces por los versos,

la poesía, la belleza, hechizado.

J.R. Pablos