• El separatismo catalán no se puede solucionar, sólo conllevar.
  • Ortega no dijo "soportar"… pero a lo mejor lo pensó.
  • Además, cuando un problema no tiene solución deja de ser problema para convertirse en un simple desastre.
  • Y en algo tiene razón, porque hay que dialogar con los catalanes pero ¿con quién?
El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (en la imagen), de ERC, ha empezado bien. Para que quede claro que los dos grandes grupos, el españolista, el separatista, no tienen nada que decirse, los independentistas también acaparan la mayoría en la mesa del Parlament. La legislatura empieza con un discurso antiespañol y separatista del diputado más senior, Ernest Maragall, así que todo empezó bien. Por cierto, Torrent, al no poder contar con el voto de los diputados en Bruselas, obtuvo el voto de la CUP. Por cierto, ¿que hace la antigua Convergencia, partido de derechas, aliado con los ácratas majaderos de la CUP? Y al fondo, la amenaza de nominar al cobardón de Carles Puigdemont por parte de ERC y de la Juntos por Cataluña? ¿Qué ha cambiado? Nada. Vamos hacia un 155 permanente, que esperemos no degenere en violencia física (la violencia no física es la tónica habitual en Cataluña desde hace un año), que todo podría ocurrir. El separatismo catalán no se puede solucionar, sólo conllevar… decía José Ortega y Gasset en la década los años 30 del pasado siglo. Ortega no dijo "soportar"… pero a lo mejor lo pensó. Y es que el narcisismo catalán no conoce límites. Cualquier cosa, por absurda que resulte, sirve con tal de estar en el proscenio. Además, cuando un problema no tiene solución deja de ser problema para convertirse en un simple desastre. Y en algo tiene razón el PP (hasta el PP puede tener razón en algo), porque hay que dialogar con los catalanes pero ¿con quién? Eulogio López [email protected]