• ¿Afecto por el futuro? ¡Qué cosa más pintoresca!
  • El hombre quiere ser feliz en el presente.
  • Además, sabe que si quiere hacer reír a Dios, no tienes más que contarle sus planes.
Chesterton se sorprendía ante la "'pintoresca' idea de que es posible sentir afecto por el futuro". Pero el progresista se enorgullece de ese afecto por un mundo que ni conoce ni puede conocer: Ya saben, el viejo refrán irlandés: "Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes". ¿Afecto por el futuro? "Una vida más pintoresca". Sin embargo leo a la diputada Irene Lozano (en la imagen), en su día en el PRD de Rosa Díez, luego en el PSOE de Pedro Sánchez, finalmente de intelectual que "cuando uno se para mientras todo el mundo se mueve, no se queda en el mismo sitio, retrocede". O a lo mejor, doña Irene, evita el precipicio y contempla cómo el resto se precipita hacia el abismo. Porque está bien eso de moverse pero antes conviene saber hacia dónde… y si ese 'donde' merece la pena. Lo que, dicho en román paladino, significa que el progresismo es el ídolo más memo de la modernidad. Eulogio López [email protected]