• Habrá que insistir: la marginada no es la mujer, sino la madre.
  • Y el feminismo colabora a esa marginación con su obsesión antimaternal.
  • La mujer que no es madre no tiene por qué quejarse de nada.
  • Y en concreto: ¿las feministas no se cansan de quejarse?
Le dije "buenos días" a una feminista. El juicio es el lunes. Es la meme que circula por Internet. Otro acierto de talento. Y luego vienen los asombros: a pesar de que la mayoría de los jóvenes dicen trabajar por la igualdad sólo 4 de cada 10 chicas se consideran feministas y sólo dos de cada 10 varones. Lo único que falla en esta solemne declaración de un telediario es el "a pesar de". ¿Qué tendrá que ver estar a favor de la igualdad de derechos con convertirse en 'cuñada feminista', como diría el recientemente fallecido Forges? Habrá que insistir: la marginada no es la mujer, sino la madre. Y el feminismo colabora a esa marginación con su obsesión antimaternal La mujer que no es madre no tiene por qué quejarse de nada. Y hablando de quejas: ¿las feministas no se cansan de quejarse? Eulogio López [email protected]