• En definitiva, un atentado de corte marxista contra la propiedad privada.
  • Y entonces es cuando todo se viene abajo.
  • A fin de cuentas, sin propiedad privada no hay libertad.
  • La CUP lo tiene claro: no pagues créditos a la banca.
  • No pidas una hipoteca: okupa un piso.
La CUP no es independiente, es revolucionaria, anarcocomunista y ha decidido que lo mejor que puede hacer el buen revolucionario es no pagar ni al panadero. Si tienes una hipoteca no pagues al banco; si no tienes hipoteca okupa un piso. Como siempre, se trata de comunistas con mucha cara y con muy poco respeto a otra propiedad privada que no sea la suya. No es broma, es lo que pregonan algunos dirigentes cuperos. En definitiva, un atentado de corte marxista contra la propiedad privada. Y entonces es cuando todo se viene abajo. A fin de cuentas, sin propiedad privada no hay libertad. Pero tranquilos: a la CUP le importa poco la libertad. Les gusta más la impunidad. La suya. Eulogio López [email protected]