• Lo que ocurre es que Polonia y Hungría son las dos resistencias cristianas que quedan en Europa.
  • La diferencia entre España y Polonia es clara…
  • El Parlamento polaco está controlado por un partido cristiano y en España por un partido tibio, como el PP.
  • ¿Vamos a dar lecciones a quien nos libró de la mayor tiranía moderna, el comunismo?
Sigo en este caso a El País, guía segura para la democracia. Ojo al dato. El Parlamento polaco aprueba dos leyes que politizan la justicia. Ningún juicio de valor, naturalmente: pura objetividad cebrianesca. Un hecho: aprueban una ley. Una opinión: esa ley politiza la justicia. Conclusión no escrita: Polonia no es democrática. Meta-conclusión anhelada: No es democrática porque es católica. Do you understand? Ahora bien, ¿qué es lo que ha hecho el PIS, con perdón, partido de ideario católico que gobierna en Polonia tras haber ganado las elecciones? ¿Politizar la justicia? Exactamente, lo que ha hecho es que el Gobierno nombre al Consejo General del Poder Judicial, así como el organismo de control de los jueces que existe en Polonia. Por esa razón, toda la Unión Europea, es decir, todos los eurócratas de Bruselas, controlados hoy por el ideario masónico del Nuevo Orden Mundial (NOM). Es decir, que en España el Parlamento nombra al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Es decir, lo nombran los partidos políticos, según la mayoría surgida de las elecciones. En plata, que les nombre el Gobierno. Y resulta que el presidente del CGPJ es también el presidente del Tribunal Supremo. Es decir, que el Gobierno nombre al CGPJ, al Supremo y al Fiscal General, según cuota política. Igualito que en Polonia, sólo que en Polonia el Parlamento está controlado por un partido cristiano y en España por un partido tibio, como el PP. Pero resulta que Polonia es una dictadura y España es una democracia, que protesta airada contra el devenir polaco. Curioso. ¿Quieren ustedes la explicación real de toda esta campaña contra Polonia y también contra Hungría? Sencillo: son los dos únicos países de la Unión Europea cuyos gobiernos permanecen fieles a los idearios cristianos. Y aquí tienen a la católica española, empezado por el azote de los polacos, el grandísimo cantamañanas pepero González Pons arremeter contra la dictadura polaca. Por cierto, el actual Gobierno de Varsovia es el heredero de Solidaridad, es decir, de los valientes que, con Lech Walesa y Juan Pablo II a la cabeza. Que el PP español dé lecciones de democracia a quien nos libró a todo Occidente de la mayor tiranía moderna, el comunismo es cosa para contar. Eulogio López [email protected]