• Otra tontuna de la inteligencia artificial: que una máquina descubra noticias falsas.
  • Las noticias falsas no son invenciones.
  • Una noticia falsa es aquella que manipula un hecho cierto y le otorga un significado distinto.
  • En el fondo, lo que se pretende es implantar la censura de lo políticamente correcto.
  • Aquel que discrepe con el Nuevo Orden Mundial (NOM) miente.
Comprendo que el camino de la modernidad hacia el manicomio acelera sus pasos pero la última de Facebook es de chotis: Mark Zuckerberg (en la imagen), nuestro héroe, pretende cambiar los algoritmos para que el susodicho algoritmo concrete la falsedad de un información. ¿De verdad alguien puede pensar que la verdad y la mentira, la certeza y la duda, la sinceridad y la falacia, pueden ser descubiertas y distinguidas por una ecuación matemática? ¿Nos hemos vuelto todos idiotas? Sólo Dios conoce el trasfondo de nuestros corazones. El hombre con mucho esfuerzo, el algoritmo… en ningún caso nada. Estamos ante una nueva tontuna de la inteligencia artificial, un derivado de la inteligencia natural, la humana, la única existente, eso sí, un tanto neurótica. Además, las noticias falsas (fake news) no se inventan. Una noticia falsa es aquella que manipula un hecho cierto y le otorga un significado distinto. Tan obsesionados estamos con Donald Trump y Vladimir Putin que hemos llegado a este tipo de chorradas. En el fondo, lo que se pretende es implantar la censura de lo políticamente correcto. Aquel que discrepe con el Nuevo Orden Mundial (NOM) miente. Todos políticamente correctos. Si no, cometeremos delito y nos convertiremos en delincuentes. Créanme: el algoritmo de la sinceridad no existe. Eulogio López [email protected]