• Cristina Almeida no quiere que la piropeen: es machista e inseguro.
  • Scarlett Johansson de chalaneo con Polanski.
  • Y en cuanto surge un feministo aparecen varias señoras que le acusan de acoso y otras depredaciones.
  • La última: feministas blancas protestan contra el blanco feminismo, seguramente porque resulta racista… u occidental.
El feminismo va a terminar como el rosario de la Aurora, asegura Antonio Camuñas, 'twittero' de prestigio. Esto del acoso empieza a resultar cachondeable. Cada vez que surge un feministo en defensa de las mujeres acosadas, aparecen una par de féminas que aseguran, en sede judicial, que el feministo en cuestión es un depredador sexual que les acosó tiempo atrás. Recuerden: todavía hay algo más tonto que un obrero de derechas: un hombre feminista. Luego está la meme de Cristina Almeida, que ilustra este artículo, y que es donde el virus feminista hace aguas y provoca el cachondeo hispánico, zona geopolítica conocida por su mala baba. Por no hablar de la campeona de las FF (feministas famosas) Scarlett Johansson, sorprendida con el pérfido depredador Polanski (ver imágenes). Y es que, claro, el ambiente de puritanismo interesado que propala el virus feminista (y el virus feministo) sólo pretende someter lo masculino a lo femenino y todo ello queda resumido en la viñeta de la musulmana de El Roto (ver imagen). Finalmente, los virus feministas y feministos también acaban en chifladura: vean si no a las dos feministas blancas alegando contra el feminismo blanco. Vamos, que se avergüenzan de ser blancas por el odio que sienten hacia Occidente. Es decir, hacia sí mismas. Sí, esto va a terminar como el rosario de la aurora. O en el ridi más espantoso. Eulogio López [email protected]