• Parece incompatible pero no lo es.
  • Mientras, Moncloa vende un inexistente pacto Rajoy-Sánchez por la unidad de España. No hay tal.
  • El secretario general del PSOE y sus colegas continúan empeñados en la moción de censura frentepopulista.
  • Y se protegen con una tautología: no hay votos.
  • Y es que, por el momento, Sánchez no quiere perder el voto moderado del PSOE, que es mayoritario.
  • Ese es el drama del secretario general: gana con los militantes, pierde con los votantes.
Es el drama del PSOE de Pedro Sánchez (en la imagen): los militantes del PSOE son más radicales  que los votantes. Gana con los primeros pero no puede perder a los segundos, porque en las dos elecciones en las que ha sido candidato se han saldado con el mayor desastre de la historia del PSOE: 85 y 80 diputados. Y así pasa lo que pasa: 1.- Sánchez está callado. 2.- Prepara la gran moción de censura frentepopulista. 3.- Mientras, asegura que no tiene votos para lanzar esa moción. Y no, aunque en Moncloa hablan de acuerdo con el PSOE frente al desafío no es cierto. Hombre, claro que Sánchez no es tan necio como para parecer ante sus votantes como un separatista catalán pero en cuanto pueda aceptará la oferta de Pablo Iglesias y de los separatistas para echar a Rajoy con una coalición frentepopulista. Ese sigue siendo el mayor riesgo que corre España: Y Pedro Sánchez es su profeta. Es el drama del PSOE: el radicalismo le lleva a Moncloa… y al desastre electoral. Eulogio López [email protected]