• El universo progresista está lleno de luminosas novedades.
  • Por ejemplo, un padre que ya no se siente padre, sino madre, lucha por la custodia de su hijo.
  • Y como no se la conceden denuncia a la juez por homófoba.
  • Todo esto es bello e instructivo.
Lo cuenta Infocatólica: un hombre ha cambiado de opinión. Ya no se siente varón sino mujer. Hasta ahí normal porque, en efecto, ya es normal que uno decide su propio sexo. O sea, como los de Bilbao, que nacen donde les da la gana. Entonces, el susodicho, varón, o mujer, exige a la juez que le otorgue la patria potestad de su hijo, no sé si en calidad de madre o de padre, pero eso es secundario. Como la jueza manifestara prevención, nuestro hombre -o mujer- ha decidido denunciarla por transfóbica, homofóbica y unas cuantas fobias más. Y esto es bello e instructivo. Por de pronto, nos indica que la modernidad nos aporta luminosas historias que tiempo atrás usted nunca pudo disfrutar. ¿Te enteras, reaccionario? Eulogio López [email protected]