martes, 21 noviembre 2017 Número de edición: 5306
Inicio > Publirreportaje > La OIT entra en juego para mejorar las condiciones e impulsar la competitividad

La OIT entra en juego para mejorar las condiciones e impulsar la competitividad

La OIT entra en juego para mejorar las condiciones e impulsar la competitividad

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es un organismo del ámbito de Naciones Unidas que se encarga de los temas relacionados con el trabajo y las relaciones laborales. Y en esta ocasión, nos centraremos en su implicación para fomentar las mejores condiciones laborales e impulsar la competitividad en el sector textil.

Esta Organización la forman representantes de gobiernos, sindicatos y empleadores de 187 países. Su origen se sitúa en 1919, en el marco del Tratado de Versalles al final de Primera Guerra Mundial, y su Constitución se completó con la Declaración de Filadelfia en 1944. Actualmente, su director general es el británico Guy Ryder, quien fue nombrado en mayo de 2012 y posteriormente, reelegido en noviembre de 2016 para un segundo mandato de otros cinco años, que ha empezado el pasado octubre.

india mujeres trabajo

La OIT se dedica a promover la justicia social, la cual considera esencial para la paz universal, así como los derechos humanos y laborales reconocidos internacionalmente, estableciendo políticas y programas que promueven el trabajo digno. Objetivos muy loables, pero que deben ir más allá de la teoría y reflejarse en la práctica.

Es ahí, precisamente, donde entra en juego la aplicación de sus programas y políticas, y para ello es muy importante referir las alianzas. Y es que es más fácil lograr las metas cuando todos los interesados se implican, suman esfuerzos y reman juntos.

Un buen ejemplo de esto lo vemos en el sector textil, donde las alianzas son clave para lograr unas buenas competencias laborales e impulsar la competitividad. Es de destacar Better Work (mejor trabajo), una plataforma que agrupa a: administraciones públicas, marcas, fabricantes, sindicatos, empleados y a la propia OIT. Esta colaboración público-privada busca tener un impacto directo mediante diversos proyectos que lleva a cabo en cada país, al mismo tiempo que fomenta la influencia, el conocimiento común y los acuerdos con terceros.

Destaca Better Work, plataforma que agrupa a: administraciones públicas, marcas, fabricantes, sindicatos, empleados y OIT

Actualmente, el programa Better Work está activo en 1.450 fábricas que emplean a más de dos millones de personas en siete países (Bangladesh, Camboya, Haití, Indonesia, Jordania, Nicaragua y Vietnam). Su labor es asesorar a las fábricas y a los sindicatos para dar mayor voz a los empleados, así como colaborar con los gobiernos para mejorar las leyes laborales y con las marcas para garantizar el progreso. Y es que su visión es la de una industria mundial de la confección que saca a millones de personas de la pobreza a través del empleo decente, la competitividad empresarial y la promoción del crecimiento económico inclusivo.

inditex y oit

Entre las marcas que colaboran con Better Work está Inditex, que se unió a la iniciativa en 2007 con el fin de fortalecer los derechos laborales en fábricas de Camboya, Vietnam e Indonesia. Al mismo tiempo, el líder del textil trabaja junto a la OIT en el ‘Programa Score’ para mejorar los sistemas de gestión y las condiciones de los trabajadores de las fábricas de China y Turquía. Además, la colaboración con la organización de Naciones Unidas se extiende también a centros de India y Brasil.

En palabras de Guy Ryder, este trabajo conjunto es un ejemplo de alianza público-privada significativa entre un organismo de Naciones Unidas y una multinacional de gran envergadura. Y es que en su opinión, representa un paso adelante en la promoción de los derechos de los trabajadores en la industria textil mundial, pues afecta a todos los niveles de la cadena de suministro.

Mariano Tomás

mariano@hispanidad.com