Lunes, 27 febrero 2017 Número de edición: 5115
Inicio > Confidencial > El nominalismo de Íñigo de la Serna: las radiales ya no son un problema político sino judicial

El nominalismo de Íñigo de la Serna: las radiales ya no son un problema político sino judicial

El nominalismo de Íñigo de la Serna: las radiales ya no son un problema político sino judicial
  • En otras palabras, como a Pastor no le dio la gana pactar con los acreedores será la Justicia la que dirá cuánto tendrá que pagar el Estado, esto es, los españoles.
  • Y esto no cambia nada el punto crucial: la RPA.
  • AVE. De la Serna entierra el proyecto de Pastor: no liberalizará el corredor de Levante
  • Tasas de Aena: el Gobierno se debate entre la propuesta de la compañía (congelarlas) y aumentarlas un 2%, como sugiere la CNMC.
  • Primarias en el PP. De la Serna no se moja: “Yo soy un humilde afiliado del partido”.

A ver si nos enteramos: las radiales en quiebra no son un problema político sino judicial. Lo ha dicho este martes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (en la imagen) durante un desayuno informativo organizado por Europa Press. Y tiene razón. Lo que no ha dicho el exalcalde de Santander es que eso es así porque a Ana Pastor -presente en el desayuno- no le dio la gana pactar una solución política con los acreedores y el asunto ha terminado en los tribunales.

Conclusión: serán los jueces los que determinen cuánto tendrá que pagar el Estado -o sea, todos los españoles- a los acreedores. Estamos hablando de una deuda que asciende a 3.400 millones de euros. Y eso sin contar con el punto crucial de todo este asunto: la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) que el sector cifra en unos 5.000 millones. Menos mal que en 2013, cuando era ministra de Fomento, Pastor no se cansó de repetir que el rescate de las radiales no iba a costar nada a los contribuyentes.

Otro asunto inconcluso: la liberalización del AVE en su vertiente levantina. Llegó a ser uno de los proyectos estrella de la actual presidenta del Congreso, pero tampoco logró un acuerdo con el sector privado. Ahora, según De la Serna, es demasiado tarde para reanudar el plan. Lo que hay que hacer en los próximos meses es idear un plan global, con el objetivo de llegar preparados a 2020, año en el que entrará en vigor la normativa europea que obliga a la liberación del transporte ferroviario de viajeros. Será a partir de entonces cuando lleguen a España grandes operadores internacionales que competirán directamente con Renfe.

Algo más claro se presenta el futuro de Aena. El Gobierno no tiene intención de rebajar su participación en el gestor aeroportuario, claro que a la fuerza ahorcan: para hacerlo debería llegar a un acuerdo con la oposición -gobierna en minoría-, algo que no parece muy probable en estos momentos.

En cualquier caso, en un mes sabremos qué decisión ha tomado acerca de las tasas aéreas. Dos posibilidades encima de la mesa: congelarlas -es la opción de Aena- o aumentarlas alrededor de un 2%, que es lo que defiende la CNMC.

Y para terminar, una muestra del talante del ministro. ¿Está usted a favor de la propuesta de Cifuentes de celebrar primarias en el PP? “Yo soy un humilde afiliado del partido”, ha dicho. Pues eso.

Pablo Ferrer
pablo@hispanidad.com