Sábado, 19 agosto 2017 Número de edición: 5239
Inicio > Cartas director > El error no tiene derecho

El error no tiene derecho

Sr. Director:

Recientemente la Presidenta del PP en la Comunidad Valenciana ha manifestado: “el aborto no es un derecho, es un fracaso”.

Abundando en ello, personalmente creo que efectivamente es un fracaso, pero es un fracaso porque es un error. El mayor error que comete la humanidad, porque atenta contra su propia vida y razón de existir. Y el error: concepto equivocado o juicio falso; acción desacertada o equivocada; cosa hecha erradamente; no tiene derecho.

Porque la mujer al renunciar de esta forma –mediante el aborto– a la maternidad, está renunciando al mayor don para el que fue creada que es el de la transmisión de la vida, y no por un bien superior o transcendente, sino por propio egoísmo, de ahí el argumento central de que con su cuerpo tienen derecho a hacer lo que quiera. Aunque también en ocasiones la propia sociedad y los gobiernos que debían de cuidar de ella la empujan a segar la vida en su seno, donde ha sido concebida.

Y las consecuencias ya se empiezan a sentir de forma muy cruel, ya que al igual que un bien produce otros bienes, un mal lo que produce es más mal.

Y así tenemos:

1.- Empieza a bajar la natalidad en las naciones donde esto se produce a mansalva, y con cifras de abortos anuales superiores a cualquier guerra que haya producido la humanidad en toda su historia.

2.- Envejecen las poblaciones y en vez de enmendar el error se empieza a cometer otro como es la eutanasia, con eufemismos como el de muerte asistida, o suicidio asistido… En definitiva matar al que ya no se considera útil.

3.- Destrucción de las familias, con su desestructuración, la perdida de la autóritas de los padres, el respeto que se deben lo hijos a los padres y estos a su hijos, cada uno en su lugar… etc.  Equivocando el concepto de familia diluyéndolo y difuminándolo con otras formas de convivencia, a conveniencia de nuestro consumo y comodidad.

4.- Exaltación del hedonismo, narcisismo, la homosexualidad. La imposición de un feminismo que cada vez irá enfrentando más a hombres y mujeres; aunque de momento solo esté de forma soterrada éste enfrentamiento.

5.- La llamada “ideología de género”, donde ya no se puede hablar de hombre o mujer, o de que hay dos géneros: femenino y masculino, sino varios y diversos con una confusión que, como ejemplo se traduce en que ya no hay esposo y esposa o marido y mujer, hemos quedado reducidos simplemente a parejas. Tal como se han denominado siempre los animales: una pareja de leones, o de aves, o de gallinas…. Y así hemos llegado a empezar a exaltar a los animales y ponerlos a la altura de los humanos, sin darnos cuenta de que lo que hacemos es rebajarnos.

Y por último llegamos a la “violencia de género”. ¿Qué género? evidentemente es solo la del hombre, pero como esto no se puede decir, se dice machista para darle más énfasis. ¿No existe la violencia feminista?

Error tras error, ya que si no respetamos la vida en su origen, ¿cómo vamos a respetar el resto de la creación? Así que todo lo que se diga o haga es mera y pura hipocresía, para engañar o engañarnos, tratando de justificar lo que no deja de será un atentado en grado máximo contra la propia Vida.

Y quien destruye la Vida comete el mayor error. Y el error no tiene derecho.

J. R. Pablos