jueves, 18 enero 2018 Número de edición: 5348
Inicio > Confidencial > Cruz Sánchez de Lara, la futura señora de Ramírez, siembra el caos en El Español

Cruz Sánchez de Lara, la futura señora de Ramírez, siembra el caos en El Español

Cruz Sánchez de Lara, la futura señora de Ramírez, siembra el caos en El Español
  • Ahora el diario se ha vuelto ultrafeminista, homosexualista y cristófobo. Y continúa perdiendo dinero.
  • Se enrarece el ambiente en la redacción: tras la marcha de su hija y su yerno ahora John Müller vuelve a dar la espantada.
  • Mientras, Ramírez se niega a pagar los 60 millones de euros que pide Totoyo por El Confidencial.
  • En 2016, El Español triplicó ingresos pero aumentó pérdidas, hasta los 3,5 millones de euros.
  • Pero la vida es bella. Ramírez contraerá matrimonio este verano, a los 65 años de edad. Ya sólo añora la influencia perdida.

Pedro J. Ramírez ha cumplido 65 años y este verano contraerá nuevo matrimonio con la abogada matrimonialista Cruz Sánchez de Lara (en la imagen, junto al periodista). Todo un personaje, conocida por su alianza con Cristina Almeida pero aún más feminista que Almeida.

Y Sánchez de Lara no está dispuesta a mirar: actúa. Se mete en el trabajo de la redacción para darle un sesgo ultrafeminista, homosexualista, cristófobo. Como ella misma.

De hecho, El Español se ha hecho más feminista, más homosexualista, más anticlerical y un pelín más amarillo gracias a sus aportaciones.

Y el ambiente en la redacción se enrarece por momentos. John Müller se marcha de nuevo a su Chile del alma y esta vez podría ser de forma permanente. Todo cambió el día en que se marcharon la hija y el yermo de Pedro José y el día en que Cruz Sánchez de Lara empezó a ejercer como asesora del comandante en jefe.

Pero, sobre todo, el mayor error de doña Cruz ha sido provocar la salida de Ana Romero Galán, persona de toda confianza de Pedro J. Ramírez, casada con un espía inglés que tanto tuvo que ver con todo el encumbramiento y caída de su Alteza Serenísima, Corinna zu Sayn-Wittgenstein… con perdón.

Y ojo, porque Pedro José añora su perdida influencia. El Español tiene dinero pero no poder. Se ha puesto a comprar portales pero la influencia se resiste, también al dinero, y no es lo mismo competir en un mundo de cuatro periódicos vegetales que en otro de 40 diarios digitales. El Español, digámoslo claro, no tiene influencia.

Todavía dispone de entre 12 y 14 millones de euros disponibles. Él ha puesto seis y tiene otros siete de los suscriptores y, hasta los 18, son accionistas. Pero ojo, se está comiendo el disponible. Vean este diagrama: en 2015, El Español obtuvo 1,5 millones de ingresos y unas pérdidas de 3,1 millones de euros.

En 2016, los ingresos fueron de casi 6 millones de euros… pero vuelve a perder 3,5 millones de euros. ¿Cuadriplicas ventas y sigues perdiendo pasta?

Queda El Confidencial, pero los 60 millones de euros que pide José Antonio Sánchez (Totoyo) son demasiado hasta para Pedro José, que casi siempre dispara con pólvora del Rey.

Lo dicho: Cruz Sánchez de Lara, la futura señora de Ramírez, ya ha conseguido su primera victoria: sembrar el caos en El Español. Ahora es incluso más progre que antes.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com