miércoles, 13 diciembre 2017 Número de edición: 5322
Inicio > Libro de la semana > Cristianofobia, ¿por qué todos contra Cristo?

Cristianofobia, ¿por qué todos contra Cristo?

Cristianofobia, ¿por qué todos contra Cristo?

Que la cristianofobia no para desde que Cristo vino al mundo es un hecho objetivo, aunque muchos lo tachen cínicamente de victimismo. Desde Herodes persiguiendo al Niño, hasta los últimos acontecimientos del Medio Oriente y ahora también en Venezuela, las cosas no han cambiado tanto.

Me llegó una carta por WhatsApp que me preocupó mucho. Carta que les copio y pego porque no tiene desperdicio. Carta que desgraciadamente nos recuerda mucho a lo que sucedió en la España de 1934 (y siguientes). Una carta que clama auxilio y justicia, mientras que los países bien pensantes como la socialdemócrata Europa, la homosexualista ONU o la prepotente América del Norte cuidan a los suyos y lo suyo, pero que en temas de conciencia no se meten excepto en lo que tenga que ver con la ideología de género, que por no se muy bien qué derechos humanos, la imponen, especialmente en Canadá. Motivos religiosos, ideológicos y políticos, encuentran siempre motivos para apuntar hacia los cristianos, de manera más concreta en los católicos… ¿por qué todos contra Cristo?

Mis queridos amigos de España:

Mi diócesis de Carora está pasando momentos muy difíciles. Los colectivos del gobierno nos están acosando y amenazando con maldad. Ya han intentado entrar en la parroquia de la Sagrada Familia, han roto los cristales de las ventanas, han intentado violar la puerta de la casa parroquial y una vez que se han encontrado al párroco lo han insultado por anti-gobierno y el padre lo ha pasado muy mal.

Ayer me han informado que el próximo seré yo. He estado muy asustado y con mucho miedo. Hasta este momento no han llegado. Junto al obispo hemos tenido que cambiar el horario de misas para las 6:30 de la mañana, para evitar que esa gente entre a nuestras iglesias y tome los micrófonos. Hemos quitado las imágenes de los templos y resguardado los vasos sagrados que a ellos les pudieran parecer valiosos. El Santísimo Sacramento lo hemos escondido en nuestras casas parroquiales y nos hemos tenido que hacer acompañar por varios hombres de las comunidades para tratar de preservar la vida.

Estos colé se llevan todos los muebles, televisión o computadoras que tengamos, debemos sacar todo de las casas al igual que vehículos, para evitar quedar sin nada. Es triste constatar cómo entre nuestros feligreses hay gente que oye todo lo que decimos los curas en nuestras predicaciones y luego van y lo dicen a los jefes de los colectivos chavistas para que vengan por nosotros. ¡Tendremos que aprender a convivir con el trigo y la cizaña!

Yo me he sentido muy ansioso, no duermo mucho por el temor. Nunca pensé vivir en dictadura, jamás pensé que las películas sobre persecución que vi se hicieran realidad en mi historia personal y eclesial. Uno siente miedo, impotencia, pero también ira al ver tanta injusticia. Esa misma rabia provoca en uno un deseo de no tener más miedo y salir a la lucha por la verdad. Desde la fe, uno también comienza a releer la historia del Señor Jesús y sobretodo lo que ha sido su pasión, y les digo que yo me he ido configurando y viendo al Maestro, y no tengo miedo. Es una fuerza que solo el Espíritu Santo nos puede dar.

En el horizonte no hay luz ni solución fácil. No veo el fin. Solo el principio de una represión que será más fuerte todos los días y no se si terminará en el martirio de muchos.

Les agradezco su preocupación y su fraternidad. Les agradezco su oración para no caer en la tentación de abandonar el barco cuando la tripulación más nos necesita. Oren por Venezuela. Les quiero y recuerdo, Padre Jaime.

 

Cristianofobia. La persecución contra los cristianos (Digital Reasons), de Luis Antequera. El columnista Luis Antequera nos trae un relato conocido por todos, pero no por ello se mitiga. De hecho, en la nueva era del segundo milenio se ha reavivado de forma especial con nuevos tintes y formas, pero con el mismo objetivo: los cristianos, creyentes y practicantes, porque los oros enseguida se dan al enemigo. La Roma pagana martirizó a los primeros cristianos, y desde entonces hasta nuestros días es difícil encontrar períodos de calma.

Conociendo al enemigo (Sekotia), de José González Horrillo. Este profesor de religión católica en un colegio público en la Comunidad de Madrid presentó este segundo volumen de una trilogía, que comenzó con Manual Básico para Católicos sin Complejos y lo remató con La alternativa católica. En ese volumen que traemos hoy ,nos acerca con habilidad hacia todo aquello y aquellos que tratan de acallar, confundir y eliminar lo católico en el mundo. Cristo nunca dijo que sería fácil… ¡Al menos hasta que volviera en el final de los tiempos!

Breve historia de las persecuciones contra la Iglesia (Rialp), de José Carlos Martín de la Hoz. El sacerdote e historiador que dedica su tiempo, entre otras labores pastorales y profesionales, a la investigación histórica, no ha podido negarse a hacer un estudio objetivo. Aunque por su condición de sacerdote pudiera parecer al lector crítico una visión demasiado subjetiva, seguramente al terminar la lectura de la obra, descubra que no es así, porque como la misma sinopsis dice: Jesucristo anunció persecución: “Si me han perseguido a mí, también os perseguirán a vosotros”. Y así ha sido desde el mismo origen de su Iglesia.

Humberto Pérez-Tomé Román

@hptr2013