viernes, 19 enero 2018 Número de edición: 5349
Inicio > Enormes minucias > Crimen en Zaragoza. Hasta Rajoy puede decir algo valiente… aunque sin citar nombres, naturalmente

Crimen en Zaragoza. Hasta Rajoy puede decir algo valiente… aunque sin citar nombres, naturalmente

Crimen en Zaragoza. Hasta Rajoy puede decir algo valiente… aunque sin citar nombres, naturalmente
  • Pablo Iglesias o Ada Colau siembran vientos y recogen presuntos asesinos.
  • Que quede claro: ellos no cometen ningún delito: aunque sí un pecado.
  • Los de Podemos han crecido en el ambiente violento del leninismo redivivo hasta que han llegado al Congreso.
  • Y así, han alimentado a la bestia. Por ejemplo, a la bestia de Zaragoza.

Desde el Consejo Europeo, Mariano Rajoy se refería al crimen de Zaragoza. El muy  presunto asesino de un personaje acusado de fascista por llevar unos tirantes con la bandera española resulta que era uno de los seguidores de la Ada Colau anti-desahucio y un antisistema protegido por don Pablo Iglesias y sus podemitas contra la represión policial. Total: que ya tiene en su haber un policía tetrapléjico y un asesinado (que no presunto asesinado). Siembran vientos y recogen muertos. Ellos no matan: sólo lo hace alguno de sus seguidores.

Resumen: Pablo Iglesias o Ada Colau siembran vientos y recogen presuntos asesinos. Los de Podemos han crecido en el ambiente violento del leninismo redivivo hasta que han llegado al Congreso. Entonces se han puesto la máscara, pero siguen pensando lo mismo: son muy coherentes.

Y así, han alimentado a la bestia. Por ejemplo, a la bestia de Zaragoza.

Y entonces Mariano Rajoy se refiere, sin citar, naturalmente, que eso sería demasiada valentía, en el marco del Consejo de Europeo: pedía el presidente mesura, moderación a “algunos sectores de nuestro país que sin duda alguna no ayudan nada”. No citó a Podemos, ni a Pablo Iglesias, ni a Ada Colau, padres ideológicos del presunto asesino de Zaragoza, pero podía haberlo hecho.

Pero que quede claro, Iglesias y Colau no han cometido ningún delito, aunque sí un pecado. Ellos no asesinan: sólo lo hacen sus seguidores.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com