miércoles, 13 diciembre 2017 Número de edición: 5322
Inicio > Confidencial > El juez Llarena retira la euro-orden de detención contra Puigdemont y los exconsellers… para evitar que Bélgica ponga trabas

El juez Llarena retira la euro-orden de detención contra Puigdemont y los exconsellers… para evitar que Bélgica ponga trabas

El juez Llarena retira la euro-orden de detención contra Puigdemont y los exconsellers… para evitar que Bélgica ponga trabas
  • La razón oficial: está investigando un “delito de naturaleza plurisubjetiva, dotado de unidad jurídica inseparable”.
  • La real: evitar que la justicia belga pueda poner condiciones a la hora de entregar a los miembros del Govern huidos.
  • Lo que condicionaría su juicio en España.
  • Llarena no quiere trucos de leguleyo provenientes de una justicia belga que ha llegado a preguntar cómo se trata en las cárceles españolas (un socio suyo en la Unión Europea) a los reclusos.
  • En plata, no se trata de una medida a favor, sino en contra… de Puigdemont y compañía.

En una curiosa decisión, el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha acordado retirar las órdenes europeas de detención dictadas contra Carles Puigdemont y los exconsellers Antonio Comín, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí y que se comunique su decisión a las autoridades belgas, a fin de que dejen sin efecto la colaboración solicitada en su día por la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, informa RTVE.

Según informa el alto tribunal, el auto del magistrado considera que se deben retirar las órdenes europeas porque está investigando un delito de naturaleza plurisubjetiva dotado de unidad jurídica inseparable, lo que requiere una única contestación para evitar respuestas contradictorias.

La razón real para esta sorprendente decisión (sorprendente en apariencia) es que con la euro-orden se entrega a los belgas la potestad de condicionar el juicio futuro en España a la justicia española, cosa que el magistrado no desea, dado que los delitos de los huidos, además de la propia huida, son graves. En definitiva, Llarena no quiere que la justicia belga condicione su juicio en España.

Lo cual resulta bastante lógico. El juez Pablo Llarena no quiere trucos de leguleyo provenientes de una justicia belga que ha llegado a preguntar cómo se trata en las cárceles españolas (un socio suyo en la Unión Europea) a los reclusos.

En plata, no se trata de una medida a favor, sino en contra… de Puigdemont y compañía.

Andrés Velázquez
andres@hispanidad.com