• La teleco perdió su oportunidad cuando Orange ofreció 1.000 millones de euros. Ahora nadie la quiere por 500.
  • Mientras, la compañía logra captar 26.000 nuevos clientes de contrato, aunque no compensa la pérdida de 60.000 líneas de prepago.
  • Y sufre las consecuencias de la agresiva promoción La Sinfín: el ebitda retrocede un 7%.
  • Nadie se cree la apuesta de Taulet de un operador 'sólo móvil' en un sector dominado por las ofertas convergentes.
El futuro de Yoigo continúa en el aire. Hace pocas fechas, el consejero delegado de la matriz, Telia Sonera, Johan Dennelind, aseguró en una reunión con inversores, que el grupo mantenía abiertas todas las posibilidades acerca de Yoigo, incluida la venta. Precisamente, eso es lo que buscan los otros dos accionistas de referencia, ACS (17%) y FCC (3%). Y es que Yoigo perdió su oportunidad cuando Orange ofreció 1.000 millones de euros. Ahora, nadie está dispuesto a pagar los 500 millones que piden. Y, lo que es peor, desde la matriz presionan: si no hay solución, puede haber disolución. Pero la vida sigue. Los resultados del tercer trimestre publicados este martes muestran que la Yoigo ha logrado frenar la caída de los ingresos por servicios (-0,4%), frente al descenso registrado desde enero hasta septiembre (-3,3%). Ahora bien, el Ebitda ha retrocedido un 7% respecto al tercer trimestre de 2014, fundamentalmente por la agresiva promoción La Sinfín –con menor margen, también, en la venta de terminales- destinada a la captación de clientes de contrato. Y la campaña ha tenido su premio: la teleco ha aumentado en 26.000 los clientes de contrato, aunque no ha logrado compensar la pérdida de 60.000 usuarios de prepago. Al cierre de septiembre, Yoigo contaba con 3,39 millones de clientes, un 3,5% menos que un año antes. Eso en cuanto a los datos trimestrales, influidos, como se ve, por la promoción La Sinfín. Si tomamos como referencia el periodo de enero a septiembre, la cosa cambia: el ebitda registró un aumento del 32%, hasta los 52 millones de euros. Y el ARPU también mejoró ligeramente, y pasó de 14,9 a 15,2 euros al mes. El problema de Yoigo, sin embargo, es que nadie se cree la apuesta del Ceo, Eduardo Taulet (en la imagen), de un operador 'sólo móvil' –con red propia y licencia 4G- en un mercado dominado por las ofertas convergentes de las tres grandes telecos. Además, hace tiempo que España dejó de ser un mercado estratégico para Telia Sonera. Pablo Ferrer [email protected]