• El presidente chino ha sido recibido recientemente por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en un clima cordial.
  • Todo lo contrario a lo que pasa en ese país con la persecución a los cristianos, que el régimen comunista ha intensificado.
  • El Gobierno ha demolido 1.700 iglesias en los últimos dos años con el objetivo de acabar con el cristianismo.
El presidente de China, Xi Jinping, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, han constatado en Gran Canaria el buen momento que atraviesan las relaciones entre los dos países. La vicepresidente ha insistido en que la reunión se realizó de forma "muy cordial" y con "gran sintonía", recogieron agencias. Xi Jinping ofreció su mejor cara en España, en flagrante contradicción con con la estrategia del Gobierno de ese país, que continúa intensificando su represión en contra de las iglesias, según informa Noticia Cristiana. China Aid advierte que el Partido Comunista de China tiene como objetivo acabar con el cristianismo en el país. El Gobierno chino quiere reemplazar a "Cristo como la cabeza de la iglesia con la sumisión al Partido Comunista", dijo el ministerio cristiano. Nada menos que 1.700 iglesias en China han sido demolidas por las autoridades en los últimos dos años y muchos cristianos han sido atacados por funcionarios del Gobierno. Algunos incluso han sido golpeados y encarcelados. La Comisión de EEUU sobre Libertad Religiosa Internacional reconoció también el aumento de la persecución de los cristianos de China, afirmando que el Gobierno chino ha intensificado su persecución de grupos religiosos que considera una amenaza para la supremacía y el mantenimiento de una "sociedad socialista del estado". Las autoridades gubernamentales también han tomado medidas enérgicas contra los que han participado en las reuniones de oración en honor al vigésimo séptimo aniversario de la represión militar en la plaza de Tiananmen, donde el gobierno mató a cientos de manifestantes pro-democracia. Andrés Velázquez [email protected]