• La retirada de César Alierta y de Martin Broughton.
  • Lo nunca visto: un Ceo asegura la continuidad de un presidente: Walsh, la de Vázquez.
  • IAG se lleva desde Londres pero aún queda la cotización en Madrid. ¿Es el siguiente paso?
La historia de la fusión British-Iberia, es decir, de IAG, es la historia del encontronazo hispano-británico. Ahora ya no, porque lo cierto es que los británicos nos ganaron por goleada y la sede corporativa, con el Ceo Willie Walsh (en la imagen) al frente, radica en Londres para todas las filiales, incluida Vueling. En el diario Expansión, un cada día más delgado Walsh, con la mirada siempre dura, reparte elogios entre los directivos españoles (Javier Sánchez-Prieto, Alex Cruz) en la seguridad de ser él quien manda. ¿Qué ha pasado? Pues dos cosas. En primer lugar que las cuentas han mejorado, en efecto, y que, por tanto, Walsh se merece el reconocimiento. Pero también ha pasado algo: se retiran los dos consejeros (el consejo se reúne en Madrid) con peso suficiente como para meter en un aprieto a Walsh. Es decir, el español César Alierta y el británico Martin Broughton, al que pueden llamar Sir Martin. De hecho es así como le gusta presentarse en público. Lejos quedan los años duros (hacer tres anualidades, tampoco tanto) cuando Walsh aseguraba que él no estaba allí para dar cuentas de su gestión ante el Consejo y Alierta le respondía justamente lo contario: -Usted está aquí precisamente para eso. Y quien manda en esta compañía somos nosotros. Ese día Sir Martín, el británico al que más respeta el irlandés Walsh, se veía forzado a reconocer que el criterio de mister Alierta "no puede ponerse en cuestión". Pues bien, ahora don César y Sir Martin abandonan el Consejo de IAG y Walsh se permite hasta asegurar a Expansión que Antonio Vázquez estará aún muchos años en IAG. Curioso, un Ceo diciendo de su superior, el presidente de la compañía, que se quedará aún mucho tiempo. Más bien debería ser al revés, ¿no? En cualquier caso, ahora Walsh sí es el amo y señor. Don César y Sir Martin se han ido. Eulogio López [email protected]