• El Ceo de Vodafone España anuncia que ajustará las tarifas en breve, después de la mejora en los datos de hace varios días.
  • No tiene sentido una fusión con las cableras del norte: sería comprar clientes.
  • Coimbra cree que las telecos deberían llegar a acuerdos para compartir espectro para desplegar redes de móvil en zonas rurales.
  • Vodafone centra sus esfuerzos en el internet de las cosas.
El tema de las tarifas es muy sensible y es el eje central de la estrategia de captación de clientes de algunas compañías. Por ejemplo, de Orange -Jazztel es el motor del crecimiento del grupo- y de MásMóvil. Es una estrategia que tiene sus beneficios pero también plantea algunos riesgos importantes. Sea como fuere, Vodafone España no quiere estar en ese grupo. "No somos una empresa low cost", aseguró Antonio Coimbra (en la imagen) el domingo, en un encuentro con periodistas, en el marco de Mobile World Congress, de Barcelona. Por eso, la compañía esta estudiando ajustar las tarifas después de que hace unos días ampliara los datos de sus contratos móviles. No ha sido la primera en hacerlo. Movistar ya cuadruplicó los datos sin subir las tarifas. La decisión final la sabremos en unos días. Tras los últimos movimientos corporativos -las adquisiciones de Pepephone y Yoigo por MásMóvil- el sector parece haberse tomado un respiro. No se ven fusiones a corto plazo. Tampoco las ve Coimbra, ni siquiera con las cableras del norte (Euksaltel-R y Telecable). "No veo que tenga sentido ningún movimiento de crecimiento inorgánico", señaló, porque la operadora ya ha desplegado mucha fibra en la zona y la operación se reduciría a "comprar clientes". Lo que sí tendría sentido sería que los operadores compartieran espectro para desplegar redes de móvil en zonas poco rentables, es decir, en zonas rurales, explicó el Ceo de Vodafone. No es algo nuevo. Coimbra ha defendido esto mismo para el despliegue de fibra, eso sí, sin mucho éxito como se ha visto. Y todo esto en el entorno del congreso de móviles. Un evento mundial que Vodafone aprovecha para presentar sus novedades en el internet de las cosas, donde va a centrar sus mayores esfuerzos en los próximos meses. Así, la red comercial de Banda Estrecha de Internet de las Cosas (NB-IoT) estará disponible en seis grandes ciudades a finales de marzo -hablamos de Barcelona, Bilbao, Sevilla y Málaga, además de Madrid y Valencia-. A finales de marzo de 2018 -cierre de su próximo año fiscal- Vodafone espera ampliar esta cobertura a otras 32 ciudades españolas. Pablo Ferrer [email protected]