• Los ingresos por servicios crecen un escueto 0,8% en su tercer trimestre fiscal y los ingresos totales, un 0,1%.
  • Lo mejor: la fuerte actividad comercial.
  • Aumentan los clientes convergentes (1 millones de clientes más que un año antes), los de móvil ( 97.000) y los de fibra ( 115.000).
  • La duda es si estamos ante un modelo sostenible.
  • Y cuidado, porque no es un problema exclusivo de Vodafone España sino de todo el sector.
La nota publicada este jueves por Vodafone España resalta la fuerte actividad comercial que la compañía ha desarrollado durante su tercer trimestre fiscal (del 1 de octubre al 31 de diciembre de 2016). Las cifras están ahí y son francamente positivas: la teleco cuenta ya con 2,14 millones de clientes de Vodafone One, su oferta convergente, esto es, un millón más que hace un año. El número de clientes de contrato de telefonía móvil, el segmento en el que históricamente Vodafone ha destacado más, ha crecido en 97.000, hasta cerrar diciembre con 11,5 millones. Y los clientes de fibra aumentaron en 115.000 y ya son 2,2 millones. Por su parte, la cartera de clientes de banda ancha fija creció en 93.000 y cerró el trimestre en 3,1 millones. Todo esto está muy bien y muestra la intensa actividad comercial llevada a cabo por al teleco. Ahora bien, este crecimiento no se ha trasladado de igual modo a la facturación. Los ingresos por servicio han registrado un escueto avance del 0,8%, hasta los 1.125 millones de euros. Si no incluimos el impacto de la financiación de terminales, el aumento habría sido del 4,1%. Más débil todavía ha sido el aumento de los ingresos totales ( 0,1%), que no han superado los 1.257 millones de euros. Sin el impacto de los terminales, el aumento habría sido sensiblemente superior, del 5,1%. La pregunta, por tanto, es si estamos ante un modelo sostenible o no. Dicho de otra manera, ¿se genera suficiente caja como para llevar a cabo todas las inversiones que requiere el negocio? Hablamos, sobre todo, del despliegue de fibra óptica y de la lucha por ofrecer los contenidos de televisión más demandados, como son el fútbol y las series. Evidentemente, con los datos disponibles no se puede saber. Tendremos que esperar al cierre del ejercicio. Pero cuidado, porque esto no es un problema exclusivo de la compañía que dirige Antonio Coimbra (en la imagen). Es algo que afecta a todo el sector, especialmente a los tres grandes operadores: Movistar, Orange y Vodafone. Pablo Ferrer [email protected]