• La teleco vasca cierra la compra de R Cable por un precio algo superior a lo anunciado: 1.190 millones.
  • Lo lógico es que en unos meses, los ingleses hagan caja y vendan Telecable. Así, se llevaría a cabo un proceso de consolidación entre las tres cableras del Cantábrico.
  • Pero estos operadores regionales tendrán carencias y difícilmente podrán subsistir por sí mismas.
  • A Vodafone le resultará más barato comprarlas que invertir en fibra óptica en dicha área geográfica.
Este martes, Euskaltel ha cerrado la compra de R Cable. Un paso que sin embargo no es más que la punta del iceberg de lo que ocurrirá en el mapa de las operadoras de telecomunicaciones regionales que aún quedan en el norte de España. Lo lógico es que la vasca, la gallega y la asturiana (Telecable) se acaben juntando en unos meses y que dentro de unos años sean compradas por una gran operadora: Vodafone tiene todas las papeletas de ser la candidata. Empecemos por Euskaltel. Según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el precio definitivo ha sido de 1.190 millones de euros. Es decir, algo superior al anunciado (1.155 millones) y que además incluye los 300 millones de deuda de la cablera gallega. Además, habrá una nueva ampliación de capital, a la que Abanca (accionista de R Cable) quiere suscribir un importe de al menos 80.690.000 euros al precio de emisión que determinen las condiciones de mercado. Hace unos días contamos que la cablera vasca ahora necesita una "pausa" tras salir a bolsa y absorber R Cable, pero no olvida Telecable, según señaló su presidente, Alberto García Erauzkin. Es más, añadió que aunque era pronto para hablar de la teleco asturiana, podría ser una "oportunidad para el futuro". Recuerden que Telecable es desde el pasado 15 de agosto propiedad de la compañía británica Zegona Communications, fundada en marzo por dos ex altos ejecutivos de Virgin Media (Eamonn O'Hare y Robert Samuelson). Zegona surgió para comprar y operar negocios de telecomunicaciones y tecnología en Europa, tiene el apoyo de varios inversores (Fidelity, Invesco, Axa, Standard Life, Capital Group, Wellington, Woodford y Marwyn, entre ellos) y ya cotiza en la bolsa de Londres. Lo lógico es que en unos meses, los ingleses hagan caja y vendan Telecable y Euskaltel podría estar interesada. De confirmarse estos hechos, se llevaría a cabo un proceso de consolidación entre las tres cableras del norte. Pero estos operadores regionales tendrían carencias y no podrían subsistir por sí mismas. Por esta razón, lo lógico sería que un par de años fueran compradas por una gran teleco como Vodafone u Orange, aunque la primera es la que tiene más papeletas. Eso sí, tras integrar bien ONO y porque le resultaría más barato comprarlas que invertir en fibra óptica en dicha área geográfica. Cristina Martín [email protected]