• Mons. Roberto Lückert se refirió así a la supuesta otitis de Maduro que le impidió viajar a Roma a ver al Papa.
  • "El gobierno (venezolano) no quiere escuchar a nadie" y relató que en el país escasean los productos de primera necesidad, "no funcionan los hospitales, hay violencia" y "te atropellan los derechos humanos", añade el prelado.
  • Mientras, González se reúne con la oposición y asiste como técnico hoy al juicio contra Ledezma y mañana a la vista contra López.
  • Y es que González dijo acatar la postura del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), por la que no puede ejercer como abogado en una causa penal al no tener el título profesional acreditativo que exige la Constitución.
Prosigue la visita del expresidente del Gobierno español Felipe González a Venezuela, que llegó el domingo a Caracas para incorporarse a la defensa de los líderes opositores venezolanos encarcelados, Leopoldo López y Antonio Ledezma. González se reunió ayer lunes con la Mesa de Unidad Democrática (MUD), plataforma que agrupa a 28 fuerzas de la oposición. Y hoy martes está previsto que asista al juicio contra Ledezma y mañana estará presente también en la vista contra López. A la salida de la citada reunión, que González calificó de "cordial", señaló que ya ha puesto en marcha los trámites para visitar a estos presos políticos, confirmando que participará en su defensa judicial no como abogado, sino como asesor técnico. Y es que González dijo acatar la postura expresada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), en la que no puede ejercer como profesional del Derecho en una causa penal al no tener el título profesional acreditativo que exige la Constitución. Ya contamos ayer que el pseudo-dictador venezolano Nicolás Maduro se dedicó a insultar a González, después de escabullirse de un viaje a Roma donde iba a ser recibido por el Papa Francisco, alegando problemas de salud -una otitis-, para no tener que oír de boca del Pontífice su intercesión por los opositores políticos. Sobre esa supuesta otitis del presidente chavista ha hablado el Arzobispo de Coro (Venezuela), Mons. Roberto Lückert (en la imagen), quien señaló que el gobierno venezolano no quiere ver ni escuchar los graves problemas que aquejan al país y por tanto el régimen chavista "tiene otitis crónica hace quince años", publica Aciprensa. En declaraciones a Unión Radio, el prelado se refirió a "la enfermedad del Presidente" e indicó que "este gobierno tiene otitis crónica hace 15 años". "Son sordos y ciegos, no quieren ver la problemática y la realidad de un país que se les escapa de la mano, por la violencia desatada, delincuentes armados con granadas y con armas de guerra. Y parece como que tienen el apoyo del gobierno, y se les ha escapado de la mano", denunció. Mons. Lückert dijo que "el gobierno no quiere escuchar a nadie" y relató que en el país escasean los productos de primera necesidad, "no funcionan los hospitales, hay violencia" y "te atropellan los derechos humanos". "¿Cómo puede haber democracia cuando se irrespeta la voz de los que se oponen al gobierno?", preguntó. El Arzobispo denunció que los venezolanos que no siguen lo que dicta el régimen son calificados de "criminales, pitiyanquis, ladrones", de estar "acabando con el gobierno" y de ser "socios del imperialismo". "Son mentirosos de oficio", dijo en referencia al gobierno. Dijo que ante esto, "pienso que el Santo Padre algo tendría que decirle al Presidente". Asimismo, denunció que el régimen venezolano sigue los dictados de Raúl Castro, pues "está copiando al calco la política cubana, donde te inventan el delito y te ponen preso". El Pontífice "está bien informado. El Santo Padre tal vez le iba a sugerir algunas cosas, como el hecho de los derechos humanos", señaló. Mons. Lückert aseguró que el Papa "está muy preocupado" por lo que pasa en Venezuela y que tiene la información que le manda la Nunciatura. Además, "tiene un interlocutor en Roma que conoce el mostro por dentro porque fue Nuncio aquí en Venezuela, que es Mons. Pietro Parolin". Francisco "siente que el país necesita apoyo y ciertamente se lo quiere dar", afirmó. El Arzobispo de Coro señaló que la Iglesia sigue promoviendo el diálogo. "El diálogo lo está pidiendo también la Santa Sede", afirmó. El Prelado indicó que las soluciones a los problemas del país requieren de un diálogo concertado. "El gobierno solo no va a poder resolver el problema, y tampoco la oposición. Hay que ponerse de acuerdo en las cosas que son comunes". Mons. Lückert dijo que lamentablemente la única que vez que hubo un diálogo fue "un pin pon" entre el gobierno y la oposición "porque no quieren bajar la guardia". El Prelado pidió al gobierno y a la oposición "bajar la guardia" y llamó a los venezolanos a participar en las elecciones parlamentarias -aunque esta aún no tiene fecha-, para elegir a las representantes que en verdad trabajen por las soluciones que necesita el país. Sobre una posible visita de Francisco a Venezuela, dijo que los obispos están "a la expectativa". "Yo creo que oficialmente el presidente Maduro iba a hacer lo que tenía que hacer, es decir, invitar al Santo Padre a nuestro país", pues se requiere "una invitación del Presidente, apoyada por la Conferencia Episcopal; cosa que hasta este momento no se ha hecho". José Ángel Gutiérrez   [email protected]