• Advirtió a la oposición de que se prepara para impedir, "por las buenas o por las malas", que la oposición le aparte legalmente del poder.
  • Y es que el parlamento de mayoría opositora busca un mecanismo para acortarle el mandato.
  • Mientras, la mayoría opositora tramitará una ley de Amnistía para los presos políticos.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (en la imagen), no respeta las reglas democráticas. Nunca lo ha hecho, por lo que no deberían extrañarnos declaraciones como las últimas que ha dedicado a la oposición. Ayer jueves advirtió a la oposición de que se prepara para impedir, "por las buenas o por las malas", que la oposición le aparte del poder, en momentos en que el parlamento de mayoría opositora busca un mecanismo para acortarle el mandato, informa AFP. "¿El pueblo va a permitir que la oligarquía, que ganó la Asamblea Nacional por la confusión de un sector de nuestro pueblo, tome el poder político en Miraflores?", se preguntó el mandatario socialista en la concentración que conmemoró el fallido golpe de Estado comandado por Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992. O sea, que para Maduro hubo venezolanos que están 'confusos' y por eso votaron a la oposición. Será que están 'confusos' sobre el hambre, la miseria, la escasez, la inflación, la violencia o la corrupción que sufren a diario… Pero mientras, la oposición no pierde el tiempo y ha utilizado su mayoría en el Legislativo para aceptar el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación con el que busca liberar a numerosos dirigentes políticos opositores que se encuentran detenidos o exiliados, pero el camino para su aprobación final podría ser más largo, publica El Comercio. "Nosotros debemos unirnos para salir de esta crisis y construir juntos el futuro de Venezuela, ese es hoy el clamor nacional que pedimos los venezolanos: unión, paz y reconciliación nacional. Por ello es tan necesaria la aprobación definitiva de una ley de Amnistía para la reconciliación nacional", indicó. José Ángel Gutiérrez [email protected]