• La última, modificar el uso horario y declarar este lunes como festivo.
  • Ocho días antes, ordenó que el sector público no trabajara los viernes entre los meses de abril y mayo.
  • A comienzos de año, el Ejecutivo había reducido el horario de trabajo de 40 a 36 horas para ahorrar energía.
  • Y también en Semana Santa se suspendieron todas las actividades para aminorar el consumo.
  • La oposición culpa al Ejecutivo por no haber administrado de manera adecuada el sistema eléctrico.
El presidente-dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, está llevando a cabo medidas desesperadas para el ahorro de energía ante la crisis eléctrica. La última es el anuncio de la modificación del uso horario en el país desde el 1 de mayo. "Nosotros tenemos que adaptarnos en revolución, para que el cambio (climático) afecte lo menos posible la calidad de vida y la felicidad de nuestro pueblo, estamos enfrentando este fenómeno de sequía que es casi una tragedia ambiental", dijo, según informa El País. El mandatario no ha ofrecido detalles sobre el cambio de hora en Venezuela. Maduro, además, ha sumado el lunes al asueto que comienza este viernes y concluye el martes —fecha patria nacional— para "reforzar" el ahorro de energía. Los próximos cinco días no serán laborables en este país que afronta una de sus peores crisis económicas. "Estamos haciendo el puente por ahorro eléctrico, para no afectar la vida del pueblo", afirmó. Ocho días antes, Maduro ordenó que el sector público no trabajara los viernes entre los meses de abril y mayo. A comienzos de año, el Ejecutivo había reducido el horario de trabajo de 40 a 36 horas para ahorrar energía. También en Semana Santa se suspendieron todas las actividades para aminorar el consumo. Aunque Freddy Brito, viceministro para el Desarrollo del Sector y de la Industria Eléctrica, aseguró que esta última medida no obtuvo los resultados esperados, el Gobierno insistió en que se retardó el descenso del nivel del agua de la represa de Guri, la principal hidroeléctrica del país. El sector empresarial ha cuestionado las reducciones de las jornadas laborales por considerar que esta receta produce importantes perdidas económicas para el país. El Gobierno adjudica la crisis al fenómeno meteorológico El Niño y apela a las medidas de emergencia, mientras que la oposición culpa al Ejecutivo por no haber administrado de manera adecuada el sistema eléctrico. Sin embargo, muchos expertos habían sugerido al Gobierno la modificación del horario como un recurso para paliar la crisis eléctrica. Esta no sería la primera vez que se ajusta la hora en Venezuela para ahorrar energía, ya en 2007 el entonces presidente Hugo Chávez había decretado un cambio. La crisis eléctrica ha provocado un aumento el número de cortes de energía en Venezuela. Según el Comité de Afectados de Apagones de este país, hubo más de 8.250 interrupciones del servicio eléctrico entre enero y marzo. Los especialistas pronostican un inminente colapso en las termoeléctricas que pudiese dejar a oscuras a gran parte de Venezuela. José Ángel Gutiérrez [email protected]