• Las fuerzas opositoras se ponen en guardia para que el referéndum sea antes del 10 de enero del 2017 y se puedan convocar nuevas elecciones.
  • De ahí, la 'jugada' del chavista Consejo Nacional Electoral para aplazar el plebiscito y que el mandato se prolongue, con Maduro o con Cabello.
La oposición venezolana convocó el jueves a una jornada de masivas protestas en rechazo a las condiciones para la recolección de firmas que permitan convocar a un referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro, publica Reuters. El chavista Consejo Nacional Electoral (CNE)  -supuesto árbitro imparcial, que en la práctica no lo es-  dijo el miércoles por la noche que el plebiscito para acortar el mandato del mandatario socialista se llevaría a cabo a mediados del primer trimestre del 2017, prácticamente descartando su celebración este año, como busca la oposición. La autoridad electoral añadió que la oposición deberá recolectar las firmas de un 20 por ciento de los votantes de cada estado del país entre el 26 y el 28 de octubre para poder convocar a la consulta popular. Además, dispuso el uso de 5.392 máquinas captahuellas, distribuidas en 1.356 centros. Pero la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) quiere celebrar el referéndum antes del 10 de enero del 2017 porque si se realiza después y Maduro es revocado, como sugieren varias encuestas, no se convocaría a una nueva elección y el vicepresidente completaría su mandato hasta principios del 2019. "Las condiciones contradicen el espíritu y la letra de la Constitución", dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba (en la imagen) en su programa en la emisora local RCR. "Lo que viene es una jornada nacional de movilización, una protesta masiva pacífica, pero enérgica, en defensa de la Constitución (...) Esos señores se van a encontrar con un país en pie de lucha", agregó. José Ángel Gutiérrez [email protected]